Visit Blog
Explore Tumblr blogs with no restrictions, modern design and the best experience.
#TREMENDO GOLAZO
marionacaldenteys · 8 months ago
Text
Mapi's goal vs Rayo Vallecano.
192 notes · View notes
laagenda · 3 months ago
Text
Enciclopedia, tercera fecha
Extranjero en la Eurocopa
Enciclopedia, tercera fecha
Fue una gran fase de grupos, de lo mejor que yo recuerde. Solo le pido al dios de los penales que no se entere de que hay un torneo en Europa.
24 de junio de 2021
por Quintín
Tumblr media
Como decíamos en la nota anterior, la tercera fecha es complicada. En principio, de los dos partidos que deciden cada grupo hay que elegir cuál ver y es imposible hacerlo sin enterarse de lo que pasa en el otro. Aunque uno lo intentara no tiene sentido, porque los jugadores conocen esa información y eso influye en el juego. Por otro lado, cada grupo es distinto y la gama de posibilidades en cuanto a la clasificación es muy amplia. Así que voy a ir por partes, contando qué pasó en estos cuatro días y cómo me fue en cada caso.
Grupo A. Los partidos se jugaron el domingo a las 13, hora argentina, es decir, a la hora del almuerzo por el Día del Padre. Italia arrancó con 6 puntos y +6 de diferencia de gol, Gales con 4 (+2), Suiza con 3 (-3) y Turquía con 0 (-5). Jugaban Italia vs Gales y Suiza vs Turquía. Mi intención inicial fue ver Italia-Gales, pero cuando vi que Italia solo incluía dos titulares (Donnarumma y Jorginho) y que con el empate Gales clasificaba segundo, me decidí por el otro, ya que aun siendo equipos inferiores, a ninguno le servía el empate y tenían que salir a ganar. Así fue el partido, contado desde el minuto cero y con la oreja en la Spika.
0': Suiza venía de una derrota un poco humillante frente a Italia, pero antes había jugado un partido decente contra Gales en el que se puso en ventaja y luego se dedicó a cuidarla con mala suerte porque los galeses empataron. Turquía llegó al torneo con mucha prensa, como uno de los tapados que podía dar una sorpresa. La sorpresa fue lo mal que jugó los tres partidos, una performance muy pobre para un equipo que tiene alguna tradición internacional. 
6': Turquía había arrancado con un par de tiros más o menos peligrosos al arco que atajó bien el arquero Sommer, pero Suiza se puso en ventaja en el primer ataque: Zuber para Sefereovic, remate bajo contra el palo fuera del alcance del arquero Cakir, que terminaría evitando varios goles más.
16': El lateral izquierdo Muldur hace una gran jugada por la punta, pasa a los defensores como postes pero salva Sommer. Es un ataque aislado, como si el gol los hubiera deprimido. Los turcos juegan liviano, desinteresados del partido. No marcan con determinación ni en el medio ni atrás, parecen estar jugando un amistoso. 
26': Segundo de Suiza. Shaqiri recibe de Zuber en la medialuna y le pega de derecha al ángulo. Tremendo golazo, típico del enano zurdo, que en todos los torneos hace algo de esto. Puede tener malos partidos, pero el tipo siempre contribuye y queda en la historia. 
28': Shaqiri se pierde el tercero cuando pica solo, tira otra vez de derecha y el arquero salva con el pie. A esa altura, Suiza se había acercado en la diferencia de goles (estaba a tres de Gales y tenía la posibilidad de quedar segundo si Italia ganaba). 
38': Italia pasa a ganar. Tiro libre de Verrati desde la derecha bajo, al primer palo, que Pessina toca magistralmente al segundo con un tiro suave pero inatajable. Italia muestra así una nueva (vieja) faceta en su juego: la sorpresa en las pelotas paradas. En el segundo tiempo, los italianos innovarían de nuevo: en un tiro libre recto armaron una barrera adelante y otra detrás de la barrera galesa. Obviamente, parecía que los tres que estaban detrás iban a quedar en offside cuando se pateara el tiro, pero cuando ejecuta Bernardeschi retroceden y confunden a los defensores y al arquero. La pelota da en el palo. 
Entretiempo. Suiza gana dos a cero y Gales pierde uno a cero. Italia tiene nueve puntos, Gales y Suiza tienen cuatro. Solo dos goles (propios o de Italia) separan a Suiza del segundo puesto. 
55': Hay novedades en Roma. Gales se queda con diez jugadores. El árbitro rumano Ovidiu Haţegan expulsa mal a Amapdu por un foul típico de amarilla. Es la segunda roja que saca Haţegan, las únicas dos rojas del torneo (el típico árbitro que quiere progresar llamando la atención por su severidad). Una mancha en el arbitraje, hasta aquí muy bueno (lamentablemente, habría más). Todo parece estar dispuesto para que Suiza salga segundo.
62': Pero descuenta Turquía, con un golazo de lejos de Kahveci tras un toque de Çalhanoğlu, el jugador del Milan (todo el mundo esperaba más de él en el torneo). Respiran en Cardiff. También en Swansea. 
68': Suiza restablece la diferencia con otro gol de Shaqiri entrando por el medio al recibir de Zuber (tercera asistencia en el partido de Zuber). 
70': Faltan 20 minutos, los turcos pasean por la cancha, pero los suizos también, como si confiaran en que con cuatro puntos y una diferencia de gol negativa pasan de ronda. 
76': Como para confirmarlo, el técnico saca a Shaqiri y Seferovic, los goleadores. Incluso, da la impresión de que están cuidando el resultado, aunque el partido sea propicio para meter los dos goles que le faltan, incluso más. Los suizos de Petkovic, el eterno técnico (está desde 2014), son un equipo amargo, especialista en especular y en perder por poco. 
77': Tiro libre de Xhaka en el palo. Es lo último que hacen los suizos.
93': Final en Bakú, Suiza 3, Turquía 1. Final también en Roma: Italia 1, Gales 0. Clasifican Italia y Gales. Suiza queda con cuatro puntos y -1 de diferencia. Arriesga quedarse afuera de la Euro. 
Pospartido. Al final paso a Italia vs Gales. Los italianos están muy contentos y muy optimistas, los galeses no tanto: parecen haber dejado el resto. El comentarista de Directv dice que Italia jugo muy bien y Gales muy mal. Me decido a ver la grabación del partido. Me aburro mucho. Italia fue superior, pero el equipo suplente se parece más a la Italia de siempre. Marca encarnizada, muchas faltas, movimientos mecánicos. Es como una versión más primitiva de la que vimos en los partidos anteriores, aunque con una dinámica y un estado físico notables. Juegan Verratti y Chiesa, que pueden aportar lo suyo en lo que viene. 
youtube
Grupo C. Lunes a las 13 horas. Este grupo es completamente distinto. Juegan Países Bajos vs. Macedonia del Norte y Ucrania vs. Austria. Arrancan así: Países Bajos (6), Ucrania y Austria (3), Macedonia (0). El primero le ganó a los dos segundos y estos al cuatro. Como en caso de empate en puntos, los puestos se deciden por el resultado entre los que empatan, aunque Macedonia le gane a Holanda (altamente improbable, de todos modos) y alcance al perdedor de Ucrania - Austria, no le sirve porque perdió con ambos. Lo mismo ocurre arriba: si Holanda pierde, el que lo alcance ha perdido con él. Dicho de otro modo: Holanda es irreversiblemente primero y Macedonia irreversiblemente cuarto, a pesar de que en la nota anterior afirmé que no había eliminados en el torneo, incurriendo así en una profunda deshonra matemática. 
Decido ver Ucrania - Austria, dos equipos que nunca superaron la fase de grupos de la Euro, porque en el otro partido no se juega nada y aquí se decide quién será segundo y quién tercero. Ucrania arranca con ventaja: tiene la misma diferencia de gol (cero) que Austria pero un gol más, de modo que el empate lo clasifica como segundo. Como era de esperar, Austria arranca más ofensivo que de costumbre y Ucrania especulando con el empate. Me llama la atención un jugador, el 19 austríaco, volante sobre la izquierda. Lo veo tocar con solvencia una pelota, después despojar de otra a un contrario poniendo bien el hombro. Lo anoto. No sé el nombre porque los relatores ingleses de directv mencionan un jugador cada cuatro. Esa es la costumbre. A los 19, en un córner para Ucrania, el 19 choca la cabeza con un ucranio y quedan los dos en el suelo. Se levantan sin que parezca haber consecuencias. A los 21 minutos, en otro córner, hay gol de Austria. Lo convierte justamente el 19, levantando la pierna con astucia y anticipándose a un defensor. Descubro que se llama Christoph Baumgartner, tiene 21 años y juega para el Hoffenheim. Es su cuarto gol para la selección. Cinco minutos más tarde, Baumgarten cae al suelo grogui. Lo atienden, se recupera, pero a los 32 cae de nuevo y lo sacan de la cancha, cada vez más mareado por el golpe y se lo llevan al vestuario. Después se lo verá en el banco, con una bolsa de hielo para bajar el chichón en la cabeza. Hemos asistido al que tal vez sea el primer gol en la historia del fútbol convertido por un zombi.
A todo esto, se supone que Ucrania va a salir a buscar el empate. Pero no ocurre: sus jugadores no pueden levantar las piernas y no paran de darles pases a los contrarios. Son un desastre. ¿Tanto calor hace en Bucarest? Austria juega un poco mejor pero sin exagerar. Es el peor partido de la Euro. Me arrepiento de no haber visto Países Bajos - Macedonia, que termina tres a cero, con un gol de Depay y dos de Wijnaldum. Este está jugando un gran torneo en un equipo que viene de menor a mayor y cuyo verdadero potencial es muy difícil de determinar. En Macedonia, el equipo más débil de la Euro, se produjo la emotiva despedida de la selección de su máximo ídolo, Goran Pandev (37), un buen delantero zurdo que jugó en seis equipos italianos y ahora está en el Genoa. 
Grupo B. Lunes a las 16 horas. Aquí, como el grupo anterior, también hay un equipo con seis (Bélgica), dos con tres (Finlandia y Rusia) y uno con cero (Dinamarca). Sin enbargo, la situación es completamente distinta. Juegan Bélgica con Finlandia y Dinamarca con Rusia. Ni Bélgica está clasificado (como afirmé en la nota anterior, en una segunda aberración matemática), ni Dinamarca está eliminado. De hecho, se puede producir un triple empate en 6 puntos en el primer puesto (si Finlandia le gana a Bélgica y Rusia a Dinamarca) o un triple empate con tres puntos en el segundo puesto, si se dan los resultados inversos. Y ahí empiezan las consideraciones finas, como veremos más abajo. 
Así empieza una tercera ronda extraordinaria, de las más emocionantes que yo haya visto en un torneo internacional. Teñida, además de la épica danesa, que culmina en clasificación después de haber sufrido el desastre de Eriksen en el debut. Dinamarca arranca cuarto, juega a estadio lleno en Copenhague y está decidido a superar a Rusia. El partido es realmente vibrante, mientras que el de San Petersburgo, donde Finalndia es casi local pero el estadio está medio vacío, resulta un partido opaco. Bélgica, ahora con De Bruyne y Eden Hazard de titulares, vuelve a demostrar que es un equipo sin funcionamiento, temeroso en defensa y dependiente de las individualidades en ataque. Los entusiastas finlandeses defienden bien, aunque hacen poco en ataque.
Mientras tanto, Dinamarca domina el partido, a pesar de que Golovin se pierde el gol tras una gran jugada personal. Hojbjerg juega un partido brillante y a los 38 le da un pase a Damsgaard, el juvenil del Sampdoria al que el otro día le encontramos un parecido a Messi. Y Damsgaard hace un golazo desde afuera del área, pegándole como podría haberlo hecho Messi, acompañando la pelota con toda la parte interna del pie. Dinamarca gana y es justicia poética y futbolística.
Termina el primer tiempo. Con el empate en San Petersburgo, Bélgica está primero, Finlandia segundo y Dinamarca tercero porque, a igualdad de puntos con Rusia, le está ganando. Pero clasificar tercero con tres puntos es estar al borde del abismo: difícilmente esté entre los cuatro mejores. Pero aun si Bélgica hace un gol, a Dinamarca no le alcanza. Los tres quedarían con tres puntos, en general y en los partidos entre ellos; la diferencia de gol entre los tres es la misma y se apelaría entonces a la diferencia de gol general. La rusa es la peor, mientras que Finalndia y Dinamarca están iguales. Pero entonces, eliminado Rusia de la cuenta, Finlandia prevalece porque le ganó a Dinamarca. Complicado, ¿no es verdad?
Y en el segundo tiempo pasa de todo. Dinamarca necesita el gol belga. Eso es seguro para poder alcanzar a Finlandia en puntos. Pero no sé cómo funciona el sistema de desempate. No logro entenderlo. Lo leo una y otra vez y encuentro dos interpretaciones distintas. Acá se los copio:
"Si dos o más equipos terminan sus partidos de la fase de grupos empatados en puntos se aplican los siguientes criterios de desempate, en orden de aparición:
a) Mayor número de puntos obtenidos en los partidos jugados entre los equipos en cuestión.
b) Mejor diferencia de goles producto de los partidos jugados entre los equipos en cuestión.
c) Mayor número de goles marcados en los partidos jugados entre los equipos en cuestión.
Si después de aplicar los tres criterios anteriores hay equipos que todavía mantienen la igualdad, los criterios 1 a 3 se vuelven a aplicar exclusivamente a los partidos jugados entre estos equipos para determinar su posición final. Si este procedimiento no conduce a una decisión, se aplican los siguientes cuatro criterios:
d) Mejor diferencia de goles en todos los partidos de grupo.
e) Mayor número de goles marcados en todos los partidos de grupo.
f) La conducta Fair Play en todos los partidos de grupo (de acuerdo con lo definido en el reglamento del torneo).
g) Posición en el ranking de coeficientes de la UEFA con que se inició este torneo."
Bien, en ese momento, con Dinamarca ganando uno a cero, si Bélgica hace un gol, quedan Dinamarca, Rusia y Finlandia con tres puntos. Si uno se restringe a los partidos entre ellos, hasta ese momento, se ganaron uno a cero circularmente. D, R y F tienen en los partidos jugados entre sí, tres puntos, un gol a favor y dos en contra cada uno. Por lo tanto, hay que pasar al punto d). Allí, Rusia está en desventaja porque perdió tres a cero con Bélgica, mientras que Dinamarca perdió dos a uno y Finlandia uno a cero. O sea, la diferencia de gol es R: -3, F: -1 y D: -1. De modo que Rusia queda afuera y hay que definir entre Finlandia y Dinamarca. Pero ¿cómo hacerlo? ¿Se sigue por el punto e)? en cuyo caso Dinamarca queda arriba porque tiene un gol más? ¿O, eliminado Rusia de la cuenta se vuelve al punto a) y queda arriba Finlandia porque le ganó a Dinamarca en el primer partido (el de Eriksen). 
En televisión dicen que se aplicaría esto último pero no lo encuentro escrito en ningún lado. Supongamos que sí. Pero al comienzo del segundo tiempo, hay un segundo gol danés. Lo convierte Puolsen que queda solo sin arquero ante un regalo de Zobnin. Ahora sí, un gol belga parece resolver todo porque Dinamarca tendría mayor diferencia de gol en la tabla entre los tres (punto b). Toda la expectativa está puesta en el otro partido, a la espera de que Bélgica haga un goi. Y el gol se produce, tras gran jugada entre De Bruyne y Lukaku, pero el VAR lo anula por un offside invisible para el ojo humano. Peor aun, el árbitro francés Turpin le da un penal crapuloso a Rusia, una cosa horrible que no fue ni mancha. El VAR, como siempre convalida los penales inventados por los árbitros (sobre todo en torneos internacionales, donde la regla no falla nunca). El tanque Dzyuba convierte y quedan dos a uno. Minutos después, llega el gol belga en serio, tras un córner y un cabezazo de Varmaelen que pega en el travesaño y el arquero Hradecky manotea para meterlo dentro del arco. 
Otra vez, no sé cuál es el modo de desempate, aunque en la tele siguen diciendo que a Dinamarca no le alcanza. Si volvemos a mirar el reglamento, los tres están iguales en puntos pero ahora, en los partidos entre ellos, hay igualdad de puntos y de diferencia de gol (cero) entre los tres (punto b). Pero Rusia y Dinamarca tienen dos goles a favor, mientras que Finlandia tiene uno (punto c). De modo que queda afuera Finlandia y, si hay que decidir entre Dinamarca y Rusia, está arriba Dinamarca porque le está ganando. En la tele dicen que no, que a Dinamarca no le alcanza. Pero lo importante no es qué pensamos el de la tele y yo, sino lo que piensan los jugadores, los técnicos y los hinchas. Me parece que no saben si Dinamarca está segundo y clasifica o tercero y puede quedar afuera. (Por favor, que algún lector revise todo esto y lo aclare). 
Clasificados o no, los daneses siguen atacando y los terminan pasando por arriba a los rusos. A los 79' Safonov saca dos pelotas de gol en la misma jugada, pero el último rebote le cae a Christensen, que le pega desde el borde del área con una fuerza impresionante y la clava en el arco. Euforia, delirio, abrazos. Tres minutos después, Dinamarca contraataca con Hojbjerg, que asiste al lateral-volante Mahel (otro del Atalanta) y este define muy bien. Es la mayor goleada del torneo y un triunfo épico, histórico. Me hizo acordar a otra goleada danesa, en el 84, cuando le ganó a Uruguay seis a uno y jugaba Michael Laudrup. Después, Lukaku se anota con otro gol tras pase de De Bruyne. Y ya hay dos terceros con tres puntos, lo que clasifica a Gales y a varios más. 
Grupo D. Martes a las 16 horas. Inglaterra y República Checa tiene cuatro puntos y juegan entre sí, lo mismo que Croacia y Escocia, que tienen uno cada uno. Elijo ver el partido entre ingleses y checos, con los dos clasificados. Grave error. Ganan los ingleses con un gol tempranero de Sterling (antes había pegado un tiro en el palo) a pase de Grealish. Juega un buen partido Bukaio Saka, del Arsenal, otro talento guardado. Mount y Chilwell confinados por pandemia. El partido es muy mediocre. Inglaterra sigue sin jugar a nada y los checos se conforman con esbozar tímidos ataques. El segundo tiempo es insufrible. En Inglaterra entran Bellingham, Henderson y Sancho (cinco minutos, toca una pelota). Uffff.... 
Después de este bodrio, decido ver el otro partido grabado, aunque sé el resultado. Algo me dice que puede haber valido la pena. Y, efectivamente, es un gran partido, con Croacia y Escocia jugando a suerte y verdad, ya que una victoria clasifica al ganador y un empate los deja afuera a los dos. Juegan en Glasgow, en Hampden Park, donde en 1979 Maradona hizo su primer gol para la selección. Argentina ganó tres a uno ese día y se fue ovacionado. Gran público el escocés, a poca gente le gusta tanto el fútbol. Lástima que los jugadores les salen pataduras. Esta selección es lo mejor que pudieron reunir en estos años, y aunque se fueron eliminados, con un punto y un gol, hicieron un papel digno y lucharon hasta el final. Pero Croacia fue superior. Muy superior, a nivel del mundial anterior. Modric brilló a la altura de sus mejores noches, hizo un golazo espectacular, de esos que le pega con la cara externa. Y hubo otros dos goles buenos, un cabezazo de Perisic y un tiro sutil de Vlacich, que entró por el lugar menos pensado. McGregor hizo el de Escocia desde el borde del área, un empate transitorio que hizo delirar a las tribunas (que, lamentablemente no se llenaron como hubiera sido lindo de ver). Croacia terminó segundo en el grupo y puede dar que hablar.
En este partido volvió a dirigir el argentino Fernando Rapallini y lo hizo muy bien. Pero los comentaristas ingleses hicieron dos chistes muy buenos a costa suya. Se produce una supuesta mano, Rapallini no la cobra y un jugador reclama. Los ingleses dicen: "No le van a pedir manos a un árbitro argentino." Un rato más tarde, los jugadores amagan pelearse y, para calmarlos, Rappalini pone cara de loco malo, con los ojos medio fuera de órbita. Los ingleses comentan: "Ese gesto está muy bien ensayado".
Grupo E. Miércoles a las 13 hs. Arrancan Suecia con cuatro puntos, Eslovaquia con tres, España con dos y Polonia con 1. Juegan España vs. Eslovaquia y Suecia con Polonia. España me tiene un poco harto, así que decido no ver el partido, que termina con una goleada de cinco a cero (la mayor hasta ahora). Escucho que España mejoró mucho (sustituir a Rodri por Busquets ya es un avance), pero lo creo poco. Los eslovacos hicieron un partido interesante con Polonia, pero después no le hicieron fuerza a Suecia. De todos modos, el marcador se abre con un gol en contra ridículo del arquero Dubravka, que un rato antes le había atajado un penal a Morata. He visto  mucho a Dubravka en la Premier League, donde ataja para el Newcastle. Bueno, no siempre ataja, muy seguido hace cosas como las de hoy, aunque tiene un estilo vistoso y eso le trae buena prensa. En cuanto al penal, tengo dos cosas que decir: una es que Morata es el jugador más amargo de la copa (para completar, a los 66 minutos fue reemplazado por Ferrán Torres, que hizo un gol a los 67). La otra es que fue el séptimo penal VAR, tan inventado como los anteriores. En este caso, por una jugada que se ve seguido: el defensor quiere rechazar o salir jugando y el delantero le pone un pie o el cuerpo adelante, no buscando la pelota sino justamente tratando de que el otro se lo lleve por delante o lo golpee. Eso no es penal sino falta del delantero, tanto puede ser una zancadilla como una obstrucción. En esas faltas, a diferencia de los golpes, se trata de que el contrario se tropiece con el cuerpo, el pie o la pierna del infractor. Así, el que quien comete la falta no golpea sino que es golpeado o empujado. Pero la cámara lenta muestra solo el contacto, el golpe. Por eso el árbitro cobra para un lado (porque en directo es así, se ve que el defensor es quien tiene la pelota y el delantero el que trata de impedir que la juegue y es, por lo tanto el infractor), y el VAR para el otro porque ven la cámara lenta. Es un error de apreciación y una avivada de los delanteros que los árbitros deberían dejar de comprar. Es una de las distorsiones que el VAR trajo en la apreciación de las faltas, porque ahora los árbitros piensan que es al revés de tanto ver cámaras lentas. Bien, no tengo más nada que decir sobre este partido. Es posible que España termine haciendo un gran torneo pero es difícil que llegue a jugar bien. A veces siento que veo fútbol con camisetas negativas, deseando que ciertos equipos pierdan. 
Así que vi Suecia vs. Polonia, que resultó un partido intenso, emocionante y lleno de alternativas y jugadas interesantes. Suecia arrancó ganando con un buen gol de Forsberg asistido por Isak, una de las revelaciones de la Copa. Suecia viene de menor a mayor. Arrancó con un triste empate frente a España, pero después le ganó muy bien a Eslovaquia. Mejoró con respecto al mundial pasado, puede ser muy defensiva pero tiene más recursos en ataque y hace circular la pelota, una característica que fue común a varias de las selecciones medianas, en uno de los signos de progreso del fútbol europeo. 
Polonia también arrancó mal, muy mal contra Eslovaquia, pero a España le hizo más partido. No parece tener grandes jugadores salvo, claro, Lewandowski que protagoniza el gol perdido de la Copa: cabecea de pique al suelo y la pelota pega en el travesaño, le vuelve a él, cabecea de nuevo, esta vez directamente, y vuelve a pegar en el travesaño. Pero Polonia se la juega: disputa todo el partido con voluntad, garra y sensatez en el traslado de la pelota, sin bartolearla para adelante. Los suecos contraatacan peligrosamente. El partido sube en intensidad. Entonces entra el colorado Dejan Kulusevski (21 años, de la Juventus) quien, a pesar del apellido polaco, es sueco. Muy buen delantero con pinta de barullero pero lúcido, rápido, corajudo y de buena técnica. En la primera jugada desborda por la derecha y le sirve el gol a Forsberg que define frente al arquero. Parece que está todo dicho, pero no contaban con Lewandowski, que a los 61 descuenta con un golazo: recibe por izquierda, deja parado un defensor y la pone al ángulo. 
Polonia sigue presionando, Suecia se defiende y contraataca. Lewandowski encuentra un hueco entre los defensores y empata. Qué goleador fenomenal que es. Quedan siete minutos y Polonia echa el resto. Sin embargo, Kulusevski contraataca de nuevo en el descuento y hace hacer otro gol, esta vez a Claesson. Termina el partido y todos se van aplaudidos por sus hinchadas. Suecia gana el grupo y segundo queda España. Eslovaquia y Polonia eliminados.
youtube
Grupo F. Miércoles, 16 horas. El grupo de la muerte resultó un poco menos mortal de lo que se anunciaba porque Hungría quedó afuera y se dio la lógica. Pero en la tercera fecha pasó de todo y podían haber quedado eliminados Alemania o Portugal. Antes de empezar, Francia tenía cuatro puntos, Alemania y Portugal tres y Hungría uno. Hice dos suposiciones, una acertada y la otra errónea. La acertada fue que Alemania vs. Hungría iba a ser intenso porque a Hungría solo le servía ganar y Alemania es intenso casi siempre. La errónea que Francia vs. Portugal iba a ser un plomo porque un empate no le venía mal a ninguno. Pero resultaron dos equipos orgullosos, que jugaron a ganar o que, al menos, el juego los llevó a buscar una victoria. Espacialmente a Francia, que arrancó perdiendo porque Lloris quiso rechazar y le pegó una trompada en la cabeza a Danilo. Penal y gol de Cristiano. El problema fue que el español Mateu Lahoz se entusiasmo con los penales y le inventó otro a Francia, por un supuesto empujón a Mbappé que solo vio él (otra regla: el VAR nunca anula los penales cobrados por los árbitros; a veces pasa en las ligas, pero no aquí). Convirtió Benzema y se fueron al descanso. Cuando volvieron, Pogba le metió un pase perfecto a Benzema, quien convirtió sobre la salida del arquero. Ganaba Francia y ganaba Hungría, de modo que Alemania quedaba eliminado aunque, si lo daba vuelta (algo perfectamente factible), el eliminado iba a ser Portugal. Pero Lahoz seguía entusiasmado e inventó un tercer penal (así el fútbol es una farsa), esta vez por una mano de Koundé que no fue más que un rebote (y que también convirtió Cristiano igualando no sé qué record). Esto ocurrió a los sesenta minutos y entonces me dediqué a ver exclusivamente el otro partido que, a todo esto, seguía uno a cero para los húngaros, que ganaban desde los 11 minutos tras un gran gol de cabeza del tanque Adam Szalai, producto de un excelente centro de hábil Roland Sallai. Cuando empezó el partido, me pregunté si el equipo que había salido a la cancha era la Alemania de las hazañas o la Alemania de los papelones. Finalmente, fue la de los papelones, aunque logró una hazaña. 
Hungría, tras perder por defenderse en exceso frente a Portugal y empatar con Francia, jugó un excelente partido. Por un lado, neutralizó a los laterales alemanes, esos que le habían hecho un estropicio a los portugueses y, por el otro, salió de contragolpe con gran solvencia y precisión. Hungría demostró ser un equipo interesante, que ha mejorado en general la técnica de sus jugadores (había caído mucho en las últimas décadas) con un gran baluarte en el medio, el volante todoterreno László Kleinheisler, un colorado se 27 años con pinta de tomador de cerveza que juega en Kazajstán tras algún paso anodino por la Bundesliga. Yo me había fijado en Kleinheisler durante la Euro anterior y el tipo seguía siendo tan inteligente y aguerrido como entonces. De hecho, lo borró de la cancha a Gundogan, que también venía de jugar muy bien. Salvo Hummels, cuya jerarquía sigue intacta y Kroos, que trataba de que sus pases tuvieran sentido y a veces lo conseguía, Alemania mostró una falta de ideas alucinante y mereció perder. Parecía que iba a perder efectivamente, cuando después de empatar producto de un centro que Hummels cabeceó frente a un arquero que salió mal y Havertz la empujó de cabeza en el medio del arco. Pero en la jugada de salida, mientras Alemania dormía, el volante Schafer se mandó al ataque, combinó con Adam Szalai y definió de un modo magnífico. 
A todo esto, viendo que el equipo se iba del torneo, Joachim Low había empezado a hacer cambios. Primero Goretzka por Gundogan (se imponía), después Muller (nunca es una mala idea) por Gnabry y el burro Werner (nunca es una buena idea) por Havertz. En el banco solo quedaban el masajista y el aguatero, pero Low encontró a Volland y a Jamal Musiala (18 años, Bayern Munich, padre nigeriano, enorme calidad) que estaba ahí confundido con una selección juvenil. Y Musiala tuvo la tranquilidad necesaria para cuidar la pelota y meterla peligrosamente en el área donde, tras una falla de Wener (...) Goreztka la pescó y la mandó fuerte adentro. Alemania clasificó segundo. 
No me queda tinta ni cerebro para más. Fue una gran fase de grupos, de lo mejor que yo recuerde. Solo le pido al dios de los penales que no se entere de que hay un torneo en Europa. 
Quintín
Es fundador de la revista El Amante y ex director del Bafici. Vive en San Clemente del Tuyú. En Twitter es @fantasmaquintin
1 note · View note
dariogol · 7 months ago
Text
Que Koeman haya dejado tremendo equipo como el que estaba formando (el equipo representativo de los Países Bajos) habla muy bien de su amor por Barcelona. Pero este equipo está hundido. Tiene las horas contadas en la Champions, y en el resto de torneos. Igualmente, el neerlandés parece comprometido a un proyecto a mediano o largo plazo para devolverle la forma al club que se coronó rey europeo por vez primera con un golazo suyo como motivo.
2 notes · View notes
androgynousblackbox · a year ago
¡Hey! Espero estés teniendo un buen día. Me dio curiosidad preguntarte - ¿qué palabras utilizan en Argentina para maldecir? El español es muy variado e incluso aquí en México los estilos de insultos cambian dependiendo del estado. Yo vivo en la zona norte (famosa porque supuestamente aquí somos más groseres al hablar 😆) y yo diría cosas así como "pinches policías pendejos", "esos provida son unos malditos", "qué se vayan a la chingada los machitos" o "está bien cabrón el asunto del covid".
Mucho hijo de puta policía. Pelotudo antifeminista, boludo machista, pendejo anti también. Mierdoso/pedorro. Que los remil parió en general/la puta que los remil parió. Macana también se usa cuando alguien cometió un error tremendo. Andá a cagar, vete a la mierda, la concha de la lora. Que me dejen de hinchar las pelotas que con esto o aquello. Qué pesada la nena gritando arriba. Carajo mierda, aunque carajo también puede ser por alegría como “qué golazo, carajo.” Qué jodida la mañana. Me cago en todos tus muertos, son algunos de los dichos que se me ocurren así nada más xD Somos muy malhablados aquí también, peor cuando hay confianza lol
5 notes · View notes
azulgrananoticias · 4 months ago
Text
¿Recuerdan a Puyol contra Alemania? Vean el golazo de la perla del Barça Raúl Expósito
¿Recuerdan a Puyol contra Alemania? Vean el golazo de la perla del Barça Raúl Expósito
El Barcelona ganó su encuentro de octavos de la Liga Promises con comodidad al Huesca. El joven jugador Raúl Exposito marcó este tremendo testarazo. Artículo fuente de la noticia
Tumblr media
View On WordPress
0 notes
captainkillion · 5 months ago
es que tremendo golazo, ahí no se puede hacer nada más que mirar
Fue un centro que salió gol
0 notes
cdcmoscardo · 7 months ago
Photo
Tumblr media
Tumblr media
Real Madrid “B” 4-1 Cadete “A”
Muy muy ORGULLOSO del trabajo y del tremendo esfuerzo de los chicos hoy. No solo a nivel físico, sino también a nivel mental. No han bajado ni un ápice durante todo el partido.
Iniciamos el partido con un planteamiento de ir a apretar al hombre en reinicios de juego en campo contrario y situaciones de bloque alto, y repliegue en 1-4-1-4-1 en campo propio.
El equipo ha estado tremendamente ordenado durante el partido, pero a los 25’ hemos encajado un gol de rechace a un palo de falta directa previa parada de José Amaury. Y el Madrid, y aunque ya avisamos a los chicos que era algo frecuente, en los siguientes 5’ hemos encajado dos goles uno de ellos en la única vez que nos han atacado por dentro y en otro rechace dentro del área.
Hemos pecado de quitarnos el balón demasiado rápido, quizás por los nervios, o quizás por inercia de estar defendiendo mucho tiempo.
Los últimos 10’ sí que hemos mejorado en ese aspecto, nos hemos asociado bien y hemos tenido una clara a balón parado a remate de Fran.
Hemos introducido todos los cambios en el descanso para refrescar el equipo, y hemos tenido mucho más balón.
Hemos continuado con mucho rigor defensivo y varios acercamientos hasta que Alex se ha sacado un golazo por toda la escuadra.
Una pena haber encajado en el último minuto en una buena acción individual.
Convencido de que los chicos se han ido satisfechos con su rendimiento, con la experiencia y seguro que nos sirve para seguir creyendo en lo que estamos construyendo.
0 notes
marionacaldenteys · 7 months ago
Video
Katty Martinez’s goal vs Costa Rica.
86 notes · View notes
laagenda · 4 months ago
Text
El extranjero
Nada para festejar
Terminaron las ligas mayores de Europa, en un año marcado por el exceso de lesiones, estadios vacíos, calendarios apretados y performances irregulares.
24 de mayo de 2021
por Quintín
Tumblr media
Este no fue un año pleno para el fútbol, como no fue un año pleno para la vida en general. Exceso de lesiones, estadios sin público, calendarios apretados, performances irregulares y una sensación final de cansancio acumulado que la habitual emoción de los partidos definitorios no disimuló del todo. El fin de semana terminaron las ligas y solo quedan las finales de las copas europeas para cerrar la temporada. Es el momento del año en el que oscilo entre lamentarme por haber visto demasiados partidos y empezar a añorar los que vendrán. 
Tres ligas mayores (Alemania, Inglaterra, Italia) se definieron varios partidos antes. En España y en Francia, en cambio, la última fecha confirmó como campeón al puntero. Pero también se decidieron los descensos y la clasificación para las copas europeas. Hubo llantos de emoción por los triunfos, las derrotas y las despedidas pero, paradójicamente, al jugarse todos los partidos al mismo tiempo, resultó una fecha más propicia para comentar resultados, resúmenes y estadísticas que para hablar de los partidos. Los que importaban se jugaron con una parte de la atención puesta en otras canchas, lo que altera la concentración y hasta el juego en sí mismo (la dispersión también afecta a los jugadores). Pero vayamos al grano. 
Finalmente, salió campeón el Atlético de Simeone. Me quejé del equipo y del técnico durante todo el año, pero al final me resigné. No digo que lo haya disfrutado, pero es imposible no reconocer que el título fue merecido. Especialmente por lo hecho al final, cuando después de desperdiciar una ventaja enorme, salió a flote ganando cuatro y empatando uno (con el Barça) de los últimos cinco partidos. En todos sufrió como un chino, en los dos finales tuvo que remontar el resultado contra rivales débiles. Es que el Atlético es un equipo lleno de paradojas y malentendidos. A ellos contribuye la absurda personalidad de Simeone, que necesita transmitirle a sus jugadores la sensación de que están en un equipo chico y que ganar cada partido es una hazaña propia de David contra Goliat (así Goliat sean el Osasuna o el Valladolid). De ese modo (cree él), los jugadores se mentalizan, se concentran, se preparan como guerreros para una batalla y a esa preparación se le agrega un sinnúmero de cábalas, conjuros y manganetas. Pero lo cierto es que, lejos de ser un equipo chico, el Atlético tiene un poderío futbolístico importante, tanto que puede regalar los primeros tiempos como lo hizo durante todo el año, saliendo a defenderse contra cualquier rival y atacando solo cuando no tenía más remedio. Lo curioso es que el Atlético parece ser invulnerable en defensa y eso pretende Simeone, pero lo sorprendieron equipos con escaso poder ofensivo en partidos en los que los tres centrales se quedaban en el fondo contra un solo delantero rival o ninguno. Lo realmente loco del Atlético es que tiene para atacar mucho más que la mayoría de los equipos. Tiene a Suárez y a João Félix (aunque se da el lujo de no ponerlo de entrada) y Correa juega los partidos de su vida, hasta hace uno de los golazos del año en el último partido. Tiene un arquero que ataja todo (aunque juega mal con el pie, y eso se siente) tiene defensores con gran capacidad de quite, velocidad y buena técnica, tiene volantes duros y criteriosos (aunque podrían ser un poco más creativos), tiene un lateral-volante-wing como Trippier, que defiende y tira grandes centros (su absurda suspensión coincidió con un bajón del equipo), otro wing como Carrasco que puede ser endiablado, tiene un juego aéreo tremendo, sus jugadores tienen mecanizadas las diagonales y aprendidos los momentos para el pase en profundidad. Es mucho más de lo que mostraron el Real Madrid y el Barcelona. La sensación que deja el Atlético es que fue el mejor equipo, pero durante buena parte de los partidos se empeñó obstinadamente en negarlo, en no estar a la altura de su potencial. Y casi le cuesta el torneo. Supongo que los hinchas del Atlético confían en que en el momento menos pensado llegará el gol. Pero no disfrutan nunca de la alegría de saber que el equipo es superior y va a ganar y gustar. El miedo del Atlético es una metáfora de la pandemia. El Cholo vive pensando que lo puede agarrar el virus aunque se haya dado la vacuna. 
youtube
En Inglaterra, donde se jugó con público, estaban confirmados el campeón, los descendidos y hasta el segundo puesto. Se jugaba solo la participación en la Copa de Campeones, la Europa League y la flamante Conference League. Intenté entender el mecanismo de esta última, pero no lo logré. Aunque, en verdad, tampoco entendí nunca la parte previa a las fases de grupos de la Europa League ni de la Champions. La cuestión es que había tres equipos (Liverpool, Chelsea, Leicester) para dos lugares de la Champions (el tercero quedaría seguro en la Europa League), otro lugar para tres en la EL (West Ham, Tottenham, Arsenal) y uno para la Conference (el segundo de los tres anteriores). Ganando, el Liverpool se aseguraba un lugar (tenía cuatro más en diferencia de gol). Y ganó, cerrando de un modo muy decoroso una temporada que parecía la peor de su historia reciente. Me alegré: no puedo dejar de disfrutar con el juego del Liverpool, es el más ofensivo de todos los equipos europeos junto con el Bayern Munich. Aunque si el Liverpool perdía, entraba igual, porque perdieron sus dos rivales. Lo del Leicester y el Chelsea es curioso. El Leicester le ganó al Chelsea la final de la FA Cup el sábado pasado. Pero el martes se volvieron a enfrentar y ganó el Chelsea, en un partido igualmente desleído y olvidable, en el que el Leicester aburrió como siempre y encima no ganó ni empató. El Leicester dejó un balance mixto: por segundo año consecutivo se le escapó una clasificación a Champions que parecía asegurada. Aunque esta vez la dejó ir pero se llevó la FA por primera vez. En Inglaterra, eso es importante. No así en Italia, donde esta semana la ganó la Juve, ni en Francia, donde ganó el PSG, sin que a nadie se le mueva un pelo. El Chelsea se aseguró el puesto gracias a ese partido con el Leicester y se libró de la necesidad de ganar la Champions actual para entrar en la próxima. Ahora puede perder la final tranquilo. El City llega más sólido, aunque nunca se sabe. 
El vencedor del Leicester en la última fecha fue el Tottenham, que con su victoria alcanzó el séptimo puesto y la Conference. También confirmó a Harry Kane como único goleador del torneo (uno más que Salah, que no convirtió), además de ser primero en asistencias. Lo de Kane suena a despedida de un equipo en el que brilló pero en el que no ganó ningún título. Su destino parece ser el City, aunque también el Real Madrid si no consiguen a Haaland. Pero no lo veo a Harry fuera de Inglaterra: es más inglés que té de las cinco. La otra bestia goleadora, Lewandowski, batió en el último minuto el record de Gerd Muller: alcanzó los 41 goles en la temporada. Pero creo que el polaco no se va a ningún lado. 
El otro nueve genial que cambiará de equipo (seguramente irá al Barcelona) es el Kun Agüero, que hizo un delicioso show en la despedida, además de dos golazos en un ratito que lo convirtieron en el jugador con más goles para un mismo club en la historia de la Premier. La alegría contagiosa de Agüero es tal vez la última postal del amateurismo en el fútbol. 
Me hubiera gustado ver el partido entero del City, con los goles del Kun y todo, así como el del Tottenham, pero fui víctima de la última canallada de Disney, aunque puede ser a medias con Directv. La historia fue la siguiente. En la grilla figura un canal Espn 3HD y otro Espn 3S. Lo dos tienen el mismo número (1623) y a veces pasan lo mismo, aunque no siempre, como en este caso. Espn 3HD dio Leicester - Tottenhan y (diferido) City - Everton. Pero ese canal, aunque está en la grilla, no se puede ver. Sale un cartel que dice que uno no está en la zona del proveedor, o algo así. En el otro Espn 3 dieron cualquier batata. El único partido que se podía ver de la última fecha era el del United, que no le importaba a nadie. Así que esta nota está en parte hecha de ojito. Una lástima. Si algún lector puede explicarme las miserias de Espn, directv y demás, se lo agradeceré. Mientras tanto, maldición eterna a ambos. 
El pequeño logro final del Tottenham confirmó también el fracaso espantoso de Mourinho, solo comparable al de otro de los técnicos mejor pagos, el pobre (me cae bien) Carletto Ancelotti en el Everton, que terminó detrás del Leeds de Bielsa (cuya segunda temporada en la Premier puede resultar de cualquier manera). Otro fracaso fue el del Manosanta Nuno con los Wolves. No fue un año de técnicos portugueses. También fue un fracaso lo de Arteta en el Arsenal, otro equipo pesado de ver, como el Leicester y el Everton, pero Arteta (por razones que desconozco) tiene protección de la prensa. 
Como quien toma un remedio, vi la última fecha de la liga de Francia, donde salió campeón el Lille sin sufrir contra el Angers. Relató el partido Mechi Margalot, que tiene una agradable voz aguardentosa y compartió lugares comunes con Santiago Russo, tales como que los penales hay que patearlos fuerte para asegurarlos y que quienes no lo hacen son unos irresponsables. Otro de ellos fue pasarse el partido acusando al mejor jugador del Angers, un italiano nacido en Costa de Marfil de apellido Fulgini, de jugar para sí mismo. Una tontería de la que ellos mismos se desdijeron. Otra cosa. Mechi hizo algo loable: aprendió a pronunciar los nombres de los jugadores en francés, pero se olvidó de los equipos. "Angers" se pronuncia "Anyé", no "Anyers" ni "Anguers". Doy vueltas para no hablar del partido y preguntarme una vez más como este equipo del montón, duro y limitado, que lastima los ojos, le ganó el torneo al PSG con Mbappé, Neymar y cía. Después de verlo dos veces seguidas, entendí que tiene algunos jugadores interesantes, como el canadiense Jonathan David (dos piques suyos definieron el partido), el veterano turco Yilmaz (que llegó gratis), el portugués Renato Sanches (que, como siempre, alterna la gran jugada y la tontería, pero sigue progresando después del Swansea y el Bayern) y, sobre todo, el volante Boubakary Soumaré (22), de aire muy elegante y a punto de emigrar a Inglaterra. Pero igual, no puede ser. El estadio del Angers está en remodelación y el espectáculo, con las tribunas no solo vacías sino destruidas, le daba un marco adecuado a este final de una liga imposible. 
Como suele ocurrir, algunos grandes terminaron mejor de lo que venían siendo sus temporadas. El Liverpool tercero, la Juve con una copa y cuarta (entró en Champions), el PSG ganó la Copa, el Dortmund tercero. ¿Qué pasará con esos equipos? ¿Los dirigentes le darán otra oportunidad a Pochettino o a Pirlo? Vi el partido de la Juve, cambiando de canal con Milan - Atalanta (así no se debe mirar fútbol) mientras al Napoli le empataban y quedaba afuera. El experimento de Pirlo (lograr un equipo más ofensivo de lo que aconseja la costumbre italiana) no resultó, aunque no deja de ser un equipo simpático para ver. Ayer dejó, además a Cristiano en el banco y el portugués será otro que seguramente cambie de equipo, después de terminar, por primera vez, como goleador de la Serie A. Sobre la Juve pende además la misma amenaza que sobre el Madrid y el Barça: que la UEFA los castigue por no haber desistido del engendro de la Superliga. Como se ve, la temporada 21-22 está llena de incógnitas. Mientras tanto, vienen la Euro y la Copa América, dos grandes ocasiones para el aburrimiento.
Quintín
Es fundador de la revista El Amante y ex director del Bafici. Vive en San Clemente del Tuyú. En Twitter es @fantasmaquintin
1 note · View note
mundialrusia2018-blog · 3 years ago
Video
#Ganaresganar. Tremendo golazo del brasileño coutinho con el golazo número uno de la Copa del mundo Rusia 2018
1 note · View note
lococool · a year ago
Text
Tumblr media
Asensio El Desafío 🔥⚽️🇪🇸⚽️🔥
.
.
Tremendo documental, te llega a poner en tu propia piel. Todo el proceso que conlleva una rehabilitación después de una grave lesión. Que la gran mayoría de las ocasiones marca para mal la carrera de los jugadores que la sufren. Ahora recordando ese regreso de Marco contra el Valencia y sabiendo que en el primer balón que tocó convirtió un golazo y ocho minutos después dio una pedazo de asistencia. Es que realmente vez el trabajo que costó y vez también los frutos de ese trabajo. En fin este documental sirve para cada uno de los jugadores que se lesionan gravemente y piensan que jamás podrán volver a su gran nivel. Pero con mucho trabajo pueden ver como si es posible. ✍🏻🇪🇸⚽️🖥
.
.
.
.
#asensioeldesafío #realmadrid #halamadrid #lesión #marcoasensio #losblancos #documental #realmadridtv #revancha #futbol #españa #madrid #laliga #ligasantander #rm #realmadridfans #vikingos
0 notes
loveatsight786 · 2 years ago
Photo
Tumblr media
VÍDEO | El tremendo golazo de Higuain que dejó humillado a Koulibaly https://ift.tt/2logmGX
0 notes
instagramhere · 2 years ago
Photo
Tumblr media
Acá el golazo de Scarpa desde otro ángulo Simplemente tremendo ⚽ Visit more: https://ift.tt/2KL8No1
0 notes
superjoseestrada6posts · 2 years ago
Text
Mi fin de semana
Al llegar a mi casa el viernes después de la universidad, lo primero que hice fue ver el partido del Barcelona contra el Athletic de Bilbao. Quede decepcionado del rendimiento del Barca ya que jugaron horrible salvo, Rafinha. Lo único que cabe a destacar de ese encuentro es el golazo de tijereta que metió Aduriz. Después de ese aburrido partido decidí tomar una buena siesta de aproximadamente 3 horas. Posteriormente fui a la casa de mi vecino en la cual jugamos unas cuentas partidas de dudo con un par de amigos hasta tarde.
El sábado decidí levantarme a las 5:30 de la mañana para ver el partido del Arsenal contra el Burnley. Partido el cual prácticamente no vi debido a que me quedé dormido, aunque por lo menos vi el golazo de Pierre Aubameyang. A las 8 de la mañana procedí a ver el encuentro entre el Liverpool y Southampton. El primer tiempo estuvo muy parejo incluso se podría decir que el equipo que domino fue el Southampton, aunque al final con goles de Sadío Mané y Roberto Firmino se definió al partido. Se sufrió un poco al final gracias a un error de Adrián en salida, pero al final se ganaron los tres puntos. Después llego la hora de ver el mejor partido de la jornada Manchester City vs Tottenham Hotspur, el cual estuvo a la altura de la expectativa fue un tremendo partidazo que concluyo 2-2 injustamente para los Sky blues quienes hicieron más de 30 tiros, pero únicamente anotaron en dos ocasiones mientras que los Spurs en 3 disparos marcaron 2 goles.
A la hora de almuerzo fui a la casa de mi tío con mi hermana mayor y mi papá ya que mi hermanita y mamá estaban en la Antigua visitando a mis abuelos. Mi tío preparo unas hamburguesas caseras la cuales estuvieron deliciosas. Después de una tarde gozada de convivencia con mis primos y familia regrese a mi casa. Tanto mi papá como hermana se fueron de fiesta en la noche por lo cual me quede únicamente con la compañía de mis cuatro gatos como una señora soltera. Sin nada que comer para la cena tuve que acudir a la comida rápida específicamente pollo campero. Tras comer mi menú super campero de pollo spicy jugué Fifa 19 toda la noche.
Mi día domingo fue para nada emocionante ya que lo único que hice fue ver fútbol toda la mañana e ir a misa al medio día. De almuerzo ordene a domicilio una hamburguesa pico gourmet de McDonald´s junto con unas mcpatatas. En la tarde jugué un rato fifa y luego tome una siesta dejando la tarea de programación para ultimo momento. Subí la tarea a canvas a las 10:45 de la noche. Después me puse a ver Netflix y un poco de Youtube. Termine durmiéndome como a la 1.30 de la mañana y de esa manera concluyo mi aburrido fin de semana.
 José Estrada Arimany 19135
Tumblr media
0 notes
marionacaldenteys · 2 days ago
Video
Alexia’s second gol against Valencia.
82 notes · View notes
laagenda · 4 months ago
Text
Fuertes de cabeza
El extranjero
Fuertes de cabeza
El Atlético cerca del título. ¿Será el Chelsea un equipo demasiado liviano? Veremos que ocurre en la final de la Champions contra el City.
17 de mayo de 2021
por Quintín
Tumblr media
El jueves pasado se disputó un gran partido secreto: la final de la DFB-Pokal, es decir la Copa de Alemania, entre el Borussia Dortmund y el Leipzig. Es cierto que el partido se transmitió por televisión (por la minoritaria Directv), pero la copa alemana está fuera del radar de lo que se ve y se comenta en la Argentina. Más este año, en el que los aficionados sufrimos el abuso de Disney, que no renovó los derechos de la Bundesliga, un torneo que está muy por arriba de las ligas española e italiana y compite con la Premier League en juego, en técnica, en goles, en intensidad y en disputa de los partidos. Pero no nos quejemos más, sobre todo porque pudimos disfrutar de una victoria sensacional del Dortmund por  cuatro a uno contra el supuesto equipo sensación y su promocionado joven técnico. El técnico del Dortmund, en cambio, es un sustituto que dejará el cargo a fin de año después de obtener este trofeo y de lograr el acceso del equipo a la Champions League. 
Con el Dortmund nunca se sabe: en cualquier momento se suicida, como le ha ocurrido tantas veces y pierde partidos y campeonatos ganados. Pero no perdió la Copa, aunque con el descuento de Danil Olmo (un golazo) que puso el partido tres a uno cuando faltaban veinte minutos, se podía esperar lo peor. El sábado pasado, los mismos rivales se enfrentaron por la Bundesliga y Dortmund ganó tres a dos, en un partido lleno de alternativas y de goles brillantes que aquí comentamos. Esta vez la victoria fue más contundente y tuvo también goles de gran factura. En el primero, Jadon Sancho convirtió desde el borde del área contra el palo. En el segundo, Erling Haaland hizo algo que no se ve seguido. Recibió en el área y esperó a que su marcador Upamecano intentara desplazarlo con el hombro. Upamecano es una mole pero Haaland lo aguantó y lo dejó desparramado en el suelo para después acomodar la pelota suavemente contra el poste. Tremendo. En el tercero, Sancho recibió de Reus con el arco casi libre, pero esperó al defensor, lo gambeteó y definió, ahora sí, con el arco libre. Le encanta el arco libre a Sancho. Intentó lo mismo en el segundo tiempo, cuando el Leipzig prometía seguir descontando. Gambeteó al arquero, pero no le quedó tanto ángulo como le gusta, de modo que, en vez de definir apretado, intentó gambetearlo de nuevo, pero el arquero se la sacó. El tipo es Garrincha, es Corbatta, es algo de otra época, de otro mundo. Pero Haaland, que va camino de ser el mayor goleador de todos los tiempos, arregló las cosas haciendo la Gran Palermo: pateó de zurda, se resbaló, la pelota le pegó en la derecha y descolocó al arquero para poner el cuatro a uno.  Lo único inexplicable es que con esos dos monstruos, más Reus, Brandt, Dahoud, Hummels, Guerreiro y promesas como Giovanni Reyna y Bellingham, entre otras, el Dortmund no haya llegado más lejos. Dos arqueros poco confiables, la falta de un volante central competente (y la presencia de uno incompetente como el falso caudillo Emre Can), el error en la contratación de técnicos, la falta de temple, en fin, algo pasó en este tiempo por lo cual este equipo potencialmente enorme fue casi un secreto mientras duró. Ahora viene seguramente la dispersión. 
Mucho más ostensible fue la final de la FA Cup entre Leicester y Chelsea. Fue en Wembley ante veinte mil espectadores, con el Príncipe, los granaderos, los hinchas alentando y festejando: la tradición inglesa a pleno. Ganó el Leicester, que había disputado cuatro finales y las había perdido todas. Aunque tuvo algo de sorpresa, el resultado fue razonable y el partido se definió con un golazo digno de un gran torneo, un tiro desde lejos del belga Youri Tielemans, uno de esos goles que quedarán en la historia, como el del Cárdenas al Celtic en Montevideo. Lo que sí se preveía era que los dos equipos salieran con planteos conservadores y eso hicieron. Más el Leicester, que dejó a Maddison y Albrigton el banco, puso a Ndidi a marcarlo a Kanté (que sigue con su milagrosa evolución de recuperador insuperable a conductor ofensivo de su equipo) y esperó y esperó. El Chelsea tampoco arriesgó demasiado y salió muy cauteloso: Reece James para controlar a Vardy, Timo Werner de nueve, donde menos rinde, con Jorginho en el puesto de volante por las dudas (ese mismo puesto que cupa McTominay y que en la semana le causó dos derrotas al Manchester United). El Chelsea esperó la oportunidad para el pase largo, pero nunca llegó. El Leicester tapó todos los huecos y Werner estaba en esas tardes (que son mayoría) en las que luce insípido, inepto, irritable y antipático. Cuando en el primer tiro al arco serio del Leicester se abrió el marcador, Tuchel tiró a la cancha todo lo que oliera a ofensivo: Giroud, Hudson-Odoi, Chilwell, Havertz. Pero no resultó. Es cierto que hubo un par de atajadas enormes de Schmeichel y un gol anulado que el pobre Wes Brown, el grandote jamaiquino que permanece en el desván del equipo desde el tiempo de Ranieri, se hizo en contra. Me hubiera dado mucha lástima que Brown cargara con el peso de una eventual derrota (tampoco fue culpa de él sino de un mal rechazo que le rebotó). Pero el VAR dijo que había offside en la jugada previa. Y Brown pudo festejar.
¿No nos habremos equivocado con el Chelsea? ¿No confundimos cierto orden defensivo, ciertos mecanismos de salida rápida y la precisión de algunos jugadores con un gran fútbol? Llegamos a pensar que era un equipo ambicioso, lo juzgamos capaz de pasarle por arriba a un equipo de segundo orden como el Leicester, que no deja de ser un ejemplo de orden, especulación y miedo en el que Jamie Vardy, su verdadera y única fuente de alegría futbolística, atraviesa un largo período de sequía goleadora. La alarma se había encendido el miércoles, cuando el Chelsea perdió con el otro equipo mediocre, el Arsenal de Arteta, a partir de un gol de entrada producto de una barrabasada de Jorginho. Con el resultado en contra, el Chelsea se dejó enredar en las turbias especulaciones del técnico rival. Y lo mismo le pasó en la final con el Leicester. ¿No será este Chelsea un equipo demasiado liviano, que en el momento decisivo no da el peso y ni siquiera se anima a ser generoso? Veremos que ocurre en la final de la Champions contra el City. Mientras tanto, el martes juega de nuevo con el Leicester y se puede quedar afuera de los puestos de Champions del año que viene (a menos que gane la Champions de este). 
youtube
El martes pasado, el City salió campeón sin jugar porque el United perdió con el Leicester. El United puso un montón de suplentes porque tuvo partidos domingo, martes y jueves. Y demostró que no tiene plantel para jugar con suplentes. El jueves puso a los titulares contra el Liverpool, perdió cuatro a dos, fue enormemente divertido y Trent Alexander-Arnold, el genio del lateral, tuvo una gran noche. Pero los relatores, siempre despistados, dicen que tuvo un mal año y que, por eso, perdió el puesto en la selección inglesa. El Liverpool está haciendo un esfuerzo descomunal por entrar entre los cuatro primeros con un equipo que se cayó a pedazos y nunca se recuperó del todo. Voluntad y talento no les falta, pero cuando el cuerpo y la mente no están en su mejor forma, el fútbol es una forma de tortura para los jugadores. Y eso se volvió a demostrar ayer, cuando en otro partido secreto (Espn lo pasó solo por streaming) enfrentó al West Bromwich Albion y estaba claro que no la iba a tener fácil. El Albion, ya descendido, lo complicó muchísimo, se puso en ventaja con un gol de Robspn-Kanu, un veterano galés que hace goles cada muerte de obispo pero siempre son buenos (incluido alguno en mundiales). Empató Salah, que disputa con Kane el título de goleador del torneo, pero después el WBA resultó más peligroso en los contragolpes que el Liverpool en los ataques. Thiago jugó su mejor partido, pero el resto no acompañó, especialmente Alexader-Arnold, que suele ser la gran carta ofensiva del equipo (como Kanté es la del Chelsea, jugadores que desequilibran desde un puesto poco habitual para esa tarea). Klopp se equivocó e hizo entrar a Shaqiri por Curtis Jones en uno de esos días de Shaqiri en los que no está en la cancha. Pero en el último minuto de descuento, de hecho en un corner que se ejecutó después de los cuatro minutos que dio el árbitro (en Inglaterra el descuento se estira, no es como en España en el que los burócratas lo terminan a la hora justa), el arquero Alisson subió a cabecear, en ese gesto inútil, y a veces suicida, que suelen hacer los arqueros. Pero acá se justificaba, ya que no quedaba tiempo y el Liverpool se iba de los puestos de Champions. Y, en tercer lugar, porque el tipo sabía cabecear. Alexander-Arnold lo tiró abierto desde la izquierda, al primer palo, Alisson saltó, giró el parietal y la puso en el otro ángulo. No es el primer gol de arquero de la historia. El primero que vi lo hizo el chiquito Bossio para Estudiantes en cancha de Racing en 1996. Pero son momentos únicos del fútbol. Igual que el gol de Leicester.
Del City hablé demasiado durante todo el año. Solo puedo agregar este aforismo: si gana la Champions no habrá dejado un recuerdo imborrable: es un equipo demasiado angustiado, demasiado cohibido por el perfeccionismo de su técnico, un equipo con muy poco joie de vivre, si me permiten la expresión. Pero si la pierde, no será un fracaso: Guardiola rearmó un mecanismo que se había descompuesto y lo sacó adelante como pocas veces he visto dentro de una misma temporada. Además ganó dos trofeos y llegó a la primera final de Champions que va a disputar el City. Es el año de la Pandemia (espero que el último) y no se puede pedir mucho más.
También hablé bastante del Tottenham, que parece estar cerca de un lugar en Europa. Le ganó dos a cero a los Wolves con goles de dos de los jugadores del podio: Kane y Hojbjerg. El otro integrante del podio fue Dele Alli, que después de ser martirizado por Mourinho volvió a lucir como uno de los jugadores más lujosos de la Premier. También Bale hizo lo suyo y, al final, parece volver a demostrarse, como pasó en el United, que su despido es un alivio para los jugadores. No para Kane, claro: ese juega bien aunque el técnico sea Atila. 
Ayer me dispuse a ver con paciencia al Atlético de Simeone, que casi deja escapar la Liga una vez más. Pero dio vuelta un partido en el que parecía preparado para perder la punta y el torneo. El Atlético fue muy superior, lo peloteó al horrendo Osasuna (¿por qué hay tantos equipos españoles con jugadores tan torpes? ¿no practican con la pelota?) y le creó muchas situaciones de gol que no convirtió. Simeone hizo lo suyo en materia de precauciones excesivas y recién a los 66 minutos sacó un central, hizo entrar a João Félix y puso a un lateral con condiciones de delantero como Lodi (lo que debería haber hecho de entrada). Y entonces, en el único contraataque decoroso, Osasuna se puso en ventaja. Iban 75 minutos. Poco después el árbitro ordenó una pausa para refrescarse. Entonces se vio que Simeone reunía a los jugadores y se escuchó que les decía: "Tranquilos. Y fuertes de la cabeza". Y los jugadores, como Alisson, se mostraron fuertes de la cabeza, eso que no logran los del Barcelona, que esta semana perdieron otros dos partidos que iban ganando. Los del Atlético se dieron cuenta de que eran superiores y lo ganaron con paciencia y fervor. Primero João Félix le puso un pase exquisito a Lodi y el brasileño definió con un cañonazo. Después, Luis Suárez, el regalo que llegó de Cataluña, ratificó su importancia y, con gran serenidad y precisión, marcó el segundo. Casi diría que al Atlético no le costó darlo vuelta. Y también que merece ganar la liga. El Real Madrid podrá decir que la peleó hasta la última fecha con un equipo lleno de agujeros. Y será cierto. También es cierto que este Atlético no tiene un jugador al que dé gusto ver (y cuando compra uno lo deja en el banco) aunque sus titulares tienen una técnica superior, conocen su oficio y, cuando tienen que atacar lo hacen aunque el técnico se exceda en sus miedos hasta llevarlos al borde del suicidio. Pero demostraron que son fuertes de cabeza. ¿Cuánto vale eso en el fútbol? 
Dejo para el final lo último que hice el domingo en materia de fútbol. Vi Lille (0) - Saint-Étienne (0). Tenía curiosidad por ver al equipo que saldrá campeón de Francia destronando al PSG (siempre y cuando gane el domingo o su rival no lo haga). Supongo que habrá tenido partidos mejores, pero es inexplicable que este equipo de veteranos musculosos, que parecen salidos del gimnasio, sea campeón de algo. Pero así es el fútbol en Francia. Un derivado del rugby. 
Quintín
Es fundador de la revista El Amante y ex director del Bafici. Vive en San Clemente del Tuyú. En Twitter es @fantasmaquintin
1 note · View note