Visit Blog

Explore Tumblr blogs with no restrictions, modern design and the best experience.

Fun Fact

There's almost an equal split between the sexes on Tumblr - 51% male, 49% female.

Trending Blogs
#eco

teacher:*specifically asks if everyone is comfortable with the online class timings*

me:yes ofc *I have nothing else to do*

other kids:*reschedule other classes, postpone their rehersals to make time for this class* yes ma'am

they:*attend the class*

me:*is 10 minutes late cuz I forgot time was real while taking a shower*

7 notes · See All

“Todos somos iguales, pero algunos somos más iguales que otros” Orwell. La visión de la igual como una estándar de medida desde donde la política, constitución y sociedad trata de consolidar la figura del ser humano. Pero como una tragedia griega después de nacimiento viene la desfiguración, un proceso dado cuando la “sociedad corrompe” el acto noble del ser, y es aquí cuando el poder se vuelve bueno en unas manos (gobernantes) y es malo para lo demás (gobernados).

Partimos de un lugar “donde el derecho y la libertad lo son todo, los inconvenientes no son nada” (Rousseau p.155), el pueblo es la voz de Dios; pero comienza el lavatorio de manos al mejor estilo de Poncio Pilatos, un acto que se ha vuelto necesario dentro de la política, la justificación del bien mayor en un ritual de sacrificio. El poder se antepone al pueblo, muere el idílico nosotros; “mientras menos se relacionan las voluntades particulares con la voluntad general…más debe aumentar la fuerza represiva” (Rousseau p.95).

En Colombia durante cada elección se verbalizan los proyectos con imaginar y soñar, la clarividencia como un requisito para las promesas del mañana donde cada político describe el utópico programa de gobierno. Es oficial cuando se pide soñar, “presents dreams as the one realm of free expression that endures when private life falls under state control. Under such conditions, the dreamer can clarify what might be too risky to describe in waking life” (Juchau, 2019), es más seguro imaginar que tratar de construir, prolonga la longevidad dentro de la 

Las versiones oficiales son amplificadas por micrófonos que se alquilan al mejor postor; contar, decir, narrar no va más allá que un simple ruido que se va apagando mientras la pauta la paga otro. El discurso es acto que se vale de la censura que “puede ser útil para conservar las costumbre, pero jamás para restablecerlas” (Rousseau p.206), la costumbre nos ha mantenido cautivos mucho tiempo, desdibujando la realidad, esperando el mercado, tejas, tamales, ventiladores y plata, del próximo mesías con el que daremos el salto de fe, según lo acordado en la tradición.  

Según el Contrato Social, el estatus dentro de una democracia cae en el cuerpo electoral, en donde la mayoría reclama el bienestar nacional como botín ganado en tiempo de elecciones, idílicamente en Colombia siempre llegamos al mismo punto de inflexión: escoger le menos peor. Un constante vilo que se gesticula, pero nunca se enuncia.

Vivimos en una realidad próxima que se hace en la medida que se ve cruzada por la pantalla, es un double checking, en donde “la televisión reduce el mundo a fantasma, y por tanto impide toda reacción crítica y toda respuesta operativa en sus adeptos” (Eco p,39).Estadísticas, datos, números, cubrimientos, que nos engargolan en una narración constante en donde los problemas siguen ardiendo, pero en otra Colombia, en otro lugar, en otro momento. Habitamos un espacio tiempo paralelo entre el televisor y la realidad.

La normalidad como un gen patológico que busca ser impuesto, busca crear una capa de empatía donde el bienestar es figurado o relativo, dependiendo del ojo observador, “la imagen es un puro fantasma procedente de un mundo que no le atañe”(Eco p.43), en la institucionalización del discurso del gran país, se presenta una crisis de identidad, el movimiento circundante de las palabras se vuelve antinatural en la medida que profana los cuerpos que enuncia.

En Colombia parecen que hay imágenes fijas, representaciones que miden dentro de una escala el bienestar del pensamiento colectivo. Es normal una fosa común, desplazamiento, sicariato, asesinatos, corrupción, desfalcos, compras de votos, narcotráfico; un panorama nacional con el que es fácil identificarnos, sencillos encontrarnos, una narración dada por la televisión y multiplicada por los paisanos. Personas en una rueda, corriendo, buscando una oportunidad, sencilla, simple, para poder llegar algún lado. Nos vendieron la meritocracia en una sociedad donde ser presidente es más cuestión de apellidos que de trabajo.

“Y pronto se vio cómo este pretendido reino del otro mundo se convirtió en el más violento despotismo dentro de este, bajo un jefe visible”(Rousseau p.212),alimentamos el ego del mesías con nuestros votos, y como de costumbre quedamos con los brazos al cielo esperando a que caiga la mana, pero ya somos invisibles, la figura se ha transformado en presidente y Colombia se ha vuelto una telerrealidad.

“Dreams offered a rare opportunity to restore a sense of agency” Juchau, es del sueño donde comienzan a germinar la necesidad de cambio, la no renuncia a poder vivir diferente, el anhelo que permite que el presente tenga solución. La palabra cambio se vuelve poliforme frente a cada necesidad y sujeto, sabemos que “si perdemos las esperanzas en una posibilidad de un mundo distinto, entonces no hay otra alternativa que afirmar el presente como presente absoluto”(Zuleta p.152),atreverse a ser un insurgente social.  

Los disímiles tejen puntos de encuentro, la supervivencia se torna cada vez más pesada, lo antinatural toma fuerza, un estudiante reclamando sus derechos, un profesor reivindicando su labor, un líder social rogando protección, una madre pidiendo justicia, la memoria de los desaparecidos, los sueños de paz de un reinsertado, los bramidos de la desigualdad, la voz de la pobreza, los campos se hacen fecundos, “una vida sin conflictos es precisamente una  vida no creadora, infecunda”(Zuleta p.153).

Las marchas, la protesta, la revolución, el acto vandálico ese poder temerario, el rechazo al símbolo, una forma política pura, cruda, visceral, sin filtro desde donde se le contesta al soberano, la fuerza que “en todos los pueblos del mundo, no es la naturaleza sino la opinión la que decide la elección de sus placeres”(Rousseau p.205).Cada intervención, significa cambio en la ruptura de lo establecido, una intervención legítima, clara y fuerte, el rescate en lo coloquial, “cuando la tirania es ley, la revolución es orden”.

La ruptura de una normalidad inexistente, y encontrar en el otro un igual, “es porque ha condensado en su propia vida los sufrimientos de toda la humanidad” (Zuleta p. 141). El hambre y la pobreza es la misma, los sueños, necesidad e ilusiones no son personales, son un ideal que parece transmitir vida en un árido terreno en donde las personas que parecen mediar sus vidas a través de las redes sociales, la búsqueda por aceptación de un modelo de vida que no más cercano a la distopía en la que viven.

“Las opiniones de un pueblo nace de su constitución” (Rousseau p.206) , cuando son dejados atrás por seguir el sueño del desarrollo, cuando les han “robado hasta el miedo”, cuando no hay respuesta a los acertijos: “¿Qué cosecha un país que siembra cuerpos?”. Partimos de Colombia para llegar a Polombia, un lugar imaginario en donde todo está bien, en donde es preferible marcha a trabajar que por el cambio, en donde los gritos de la revolución se apagan porque no somos iguales, porque el hambre no es la misma, porque los miedos son otros, porque el dolor es un invento para pedir cosas regaladas.

Estamos encerrados en un terreno, pero somos diferentes países, desarticulados por una narración en donde todos son mejores, en donde alguien más tiene la culpa; vamos cruzando la vida entre protestas y resignaciones, se quiebran los sueños, pero la generación futura los salva porque siguen siendo los mismos. Vivir en un constante vilo, porque la siguiente revolución tenga la fuerza necesaria. Se cae en cuenta que muchas de las arengas son las necesidades de los males de hoy, un virus arrincona la sociedad destartalada que le ha negado a la educación al cambio.

Cada vez llegamos a picos en donde hay pedidos que parecen ser innegociables, focos que parecen no ceder ante los epítetos negativos, realidad que no se pueden diluir en la pantalla, mentiras insostenibles, el castillo de cartas va cayendo, la meritocracia cada vez más pasa por mentirosa, las personas están ahogadas en la pila del progreso que los está desarticulando.

Las cosechas se han vuelto mezquinas, rehacías, se han vuelto contestarias, el tributo parece no estar listo para ser sopesado por el gobierno. Las mentiras del cambio caen en costal roto, las excusas van alimentando el fuego, el polvorín lo han puesto ellos y hoy parece que esa realidad es tan inevitable que sería imposible no televisarla. La caída de un imperio es el renacimiento de una república.

Bibliografía

Eco, U. (2003). Apocalipticos e Integrados.  Barcelona: Editorial Lumen .

Juchau, M. (7 de  Noviember de 2019 ). How Dreams Change Under Authoritarianism . The New  Yorker, pág. 1.

Rousseau, J.-J. (2006).  El Contrato Social . Bogotá: Panamericana Editorial.

Zuleta, E. (2000). Elogio  a la Dificultad y Otros Ensayos . Cali: Fundación Estanislao Zuleta.

0 notes · See All

Hace 3 años que decidí, y 2 desde que aplico, la coherencia en mi discurso sobre la moda: luchar contra el consumismo y la que es hoy la 2° industria más contaminante del planeta. Cuando era adolescente me gastaba mucho dinero en comprar ropa en mercadillos y tiendas como Zara, Lefties’, H&M… y obtenía mucho placer del estrenar ropa. De hecho, acumulé grandes cantidades y me sentía incapaz de tirar ninguna prenda. Todo, bien combinado, molaba.

Hubo un punto en el que sentí que, al igual trataba de ser coherente con mi dieta, también debía serlo con mi armario. No quería señalar a Inditex con un brazo vestido de Zara. Por eso, y a riesgo de perder el gustirrinín de estrenar ropa el finde, me propuse 5 normas. Solo compraría ropa si:


1. Era de Harry Potter (intocable).
2. Era ecológica y de comercio justo.
3. Extrema necesidad (no se ha dado el caso).
4. Segunda mano.
5. Si estoy completamente seguro de que es la prenda de mi vida (en 2 años, solo se ha dado con un chaquetón).


Tras 2 años aplicándolo, ha llegado el momento en el que las prendas de más uso o menor calidad empiezan a dar de sí. Se vive con autenticidad, porque sabes que la ropa que tienes está limitada. Para bien, y para mal. Tienes un descosido aquí, desgaste, nunca estrenas…


…pero siempre estás buscando nuevas combinaciones. Notas que usas más todo, para variar tu estilo, y no lo último que compraste hasta que te aburres. Tengo más cuidado con las prendas, y las aprecio. Si se rompen, trato de repararlas. Con más o menos éxito, claro.

image


Esta mochila que veis fue la primera que cosí. La he utilizado por más de siete años. De izqda. a dcha. se aprecia cómo fui mejorando las puntadas. Siento que le di una segunda oportunidad y es mi mochila favorita. Me despierta orgullo.

image


El calcetín lo cosí el otro día. En mi defensa ante tal acabado diré que por el confinamiento no tenía otro hilo, que es el primero que coso en mucho tiempo, y que a la del tutorial de Youtube no le quedó mucho mejor. Sí, busqué un tutorial porque mi objetivo es mejorar cosiendo.


La verdad es que ahora no noto la pérdida del placer de ir de compras, no lo echo de menos. Es más, me sorprende la cantidad de tiempo y dinero que personas de mi alrededor emplean en ello. Tampoco siento la ausencia del estreno. Lo he cambiado por amor a lo que tengo y no siento vergüenza por llevar cosas remendadas, gastadas o desvaídas. No he perdido la ilusión; la ilusión se ha transformado en afecto. Mi ropa es ahora un trofeo y un símbolo del estilo de vida en el que creo.

1 notes · See All
Next Page