Tumgir
#mira baudelaire
eldritch-hall-asylum · 9 days ago
Text
Tim: *sat, staring at the wall*
Mira: Tim... what are you doing here?
Tim, having been disassociated and hallucinating for the past half hour: waiting for them to play Gangnam Style.
10 notes · View notes
ask-matrons-proxies · 3 months ago
Text
Zalgo, interrogating Mira: where is the Matron's manor, you little harlot-esque cretin?
Mira, tied in a chair and staying completely calm: Okay, first of all, it's pronounced "cree-tin". If you're gonna threaten me, do it properly.
13 notes · View notes
sanriosratz · a month ago
Text
no, i’m not obsessed. /hj
the Ciero headcanons (because oh my god, what have you put in this character @eldritch-hall-asylum)
✩ making Ciero go nonverbal/semi-verbal is a task that’s hard to accomplish but does happen. they often go nonverbal/semi-verbal from being overstimulated/overwhelmed, and takes a while for them to come out of it
✩ Ciero is typically hyper-verbal, so any time spend with her is just ramble ramble ramble! can’t get a word in edgewise, she can and will chat your ear off!
✩ some of her many special interests are honeybees, aesthetics (cottagecore especially, but ethereal and fairycore make an appearance, too!) and mythical creatures! sometimes they’ll incorporate their SpIns into their outfits (like bee pins, or something)
✩ Ciero’s buildings in minecraft are like LDShadowlady’s, if you get????? very mythical and aesthetically pleasing yk (i wanna rewatch shadowcraft now…)
✩ absolutely loves plants and flowers! she could ramble for days (and will if you let her) on the different types of flowers and plants, her favourite plants/flowers, etc.!
✩ Ciero spends most of their time in Patrick’s lap. like, playing minecraft? in his lap. Pat’s trying to work (keyword: trying)? in his lap. stimming? in his lap (with Pat rocking them both). at a fancy restaurant? in his lap. yk?
✩ Ciero and Mira have tons of banter. but they do care about each other! lots of platonic ‘i love you’s and such <3
might add more,, might not
2 notes · View notes
the-cantrae-fam · 2 years ago
Text
Winter, to Mira: you know, doctor, this wasn't what they meant when they said that going out more would get you some-!
*smack*
Winter: owww... Rita, that really hurt... Do it again.
5 notes · View notes
bichiiyal · a year ago
Text
     𝐬𝐡𝐨𝐮𝐥𝐝 𝐰𝐞 𝐫𝐮𝐧 𝐚𝐰𝐚𝐲 𝐭𝐡𝐞𝐧 ?        @comosesiente​
Tumblr media
       a pesar de estar concentrado en armar cigarro que sostiene entre dedos, y tener fama por no poder mantener atención en más de una cosa a la vez, práctica y compañía hacen ambas tareas más sencilla. “ claro que sí, ” era la única solución que podía hallarle a distancia que en pocas horas los separaría. “ a un sitio neutral donde no vayan a encontrarnos, ” era tan fácil junto a blonda soltar ocurrencias sin miedo a repercusiones, “ no podríamos ir al campo, tampoco a los angeles ... ¿dónde iríamos, bee? ” primeras elecciones debían ser desestimadas, y tras pasar lengua consigue sellar cilindro que alza en dirección a menor como si enseñara obra recién finalizada.
8 notes · View notes
soficierva17 · a year ago
Text
Tumblr media
4 notes · View notes
mad-elia · 3 months ago
Text
A Tale of Death and Dancing - Chapter One
Tumblr media
Series Masterlist
Klaus Baudelaire x Fem!Reader
Word Count: 1,465
Warnings: Mentions of death, mentions of suicide, mentions of depression
Summary: Yet another of your sisters has died, and you're starting to believe the rumors that your family is cursed are true. Things get even stranger when you start seeing your dead sisters in the mirror.
A/N: I recently read the book House of Salt and Sorrows by Erin A. Craig, and I really loved the concept but would've liked some of the execution to be different, so I decided to write my own retelling of The Twelve Dancing Princesses with a similar concept. I decided to do it for Klaus just because I thought it fit the world of A Series of Unfortunate Events well; I know it probably won't get as much attention because it's for him but I've decided not to let that bother me.
This is the fifth funeral you’ve been to in five years. First was your mother, five years ago, when she gave birth to your youngest sister, Viera. Your oldest sister, Valerie, was so depressed after your mother’s death that she stopped eating, drinking, and leaving her room; she died three days later of dehydration. A year later was Winona, who was out horse riding when she fell off and got trampled to death. Elvira drowned a week later; though you can’t know for certain, most people believe it was a suicide.
Today’s funeral is Aurelie’s. She died a week ago: went on a walk and climbed a tree, fell off and to her death. Death has followed your family so closely that many people believe you’re cursed, and though you hate the nervous glances when you go out into town, after five deaths you’re starting to think they might be right.
You stare at your sister’s closed casket, ignoring the tears streaming down your face as the priest’s words fade into unintelligible murmuring. Aurelie’s body was so disfigured from the fall no one could bear to see it any longer than they had to. It’s so odd; just a week ago she was laughing, playing croquet with your sister Ophelia and muddying up an expensive dress with a smile worth even more on her face. Now she’s nothing but a barely recognizable tangle of limbs, closed up in a wooden box inside a church.
You glance down at your remaining eight sisters sitting beside you. Ophelia’s to your left, a hard expression on her face that doesn’t quite mask the pain she’s trying to hide. The 13-year-old triplets, Primrose, Everlie, and Idalia, are on your right, not even trying to hide their tears as they cling to each other, as if worried they’ll join Aurelie if they let go. Six-year-old Analee mirrors Ophelia, occasionally glancing at your older sister to make sure she’s mimicking her pose correctly. Five-year-old Lelia looks down at her folded hands in her lap, fidgeting nervously. And tiny, four-year-old Viera is squeezing your father’s hand so hard you fear she might pull it off, her small rosy face scrunched up with tears she shouldn’t have to be shedding over something like this.
Your father is staring at the priest with a defeated and pained expression he’s not as skilled at hiding as Ophelia. His right hand grasps your stepmother Mira’s, who’s uncomfortably watching the priest and trying not to look at Aurelie’s casket. The other people in the church look just as uncomfortable, glancing at you and your sisters with a thinly veiled question on their faces: “Who’s next?” You turn away from their stares and back to the priest, trying your best to process what he’s saying.
“...look kindly on you and give you peace; In the name of the Father, and of the Son, and of the Holy Spirit.”
“Amen,” says the congregation.
“Amen,” you whisper quietly a second too late. Ophelia elbows you in the side.
The priest closes his bible and walks off the podium. The church fills with hushed chatter as the congregation gathers around in groups. You walk over to Aurelie’s casket and let out a sigh, setting your hand on the smooth wood. “Hey, Aurie. I can’t know for sure if what the priest said was true, but I hope it is. I hope you’re resting, and at peace, and happier than you were when you were alive. I hope you’re with Mother, and Valerie, and Winona and Elvira.” Tears stream down your face, even more than before. “T- Tell them I love them, okay? And that I miss them. And I miss you. I- I love you, Aurelie.”
Ophelia walks over and puts an arm around your shoulder. “Come on,” she says quietly. “We’re leaving.”
You nod and let her pull you away from your sister’s casket. Your family drives to the cemetery in silence and you look away as Aurelie is buried. You don’t linger at the cemetery long; as soon as her tombstone (a gorgeous marble statue of an angel) is placed over the fresh dirt your father rushes all eight of you into the car and has the driver take you home as quickly as possible.
“Be ready for supper in ten minutes,” your father says shortly, walking to his room with Mira on his arm.
You sigh, trailing your hand up the stair rail as you walk to your room. You change out of your dreary black dress and into a rose-colored evening gown. You sit down at your vanity and drag a brush through your hair, staring at your tear-stained face in the mirror. You blink, your eyebrows pulling together in confusion. You set down your brush, your eyes moving the corner of your reflection. There’s something there, or someone. You squint, looking closer. You can’t see it clearly, but it looks like… Aurelie. Your eyes widen and you scramble away from the mirror, knocking over your chair in the process.
“(Y/N)?” You turn and see Ophelia’s worried face. “Are you okay? Father said to be ready in ten minutes, and it’s been twenty. Even Primrose is already at the table. Why is your chair knocked over? And your hair and face are still a mess.”
You look at her, too terrified to respond, and she walks over to you, helping you up and brushing through your tangles. “Ophelia, I saw Aurelie in the mirror.”
“What?” Her brushing pauses. “(Y/N), Aurelie’s dead.”
“I- I know,” you say. “But I saw…” You look back into the mirror. All you can see is your reflection and Ophelia’s concerned expression. You shake your head. “Never mind. It was probably just my mind playing tricks on me. You know, since her funeral was today.”
Ophelia nods, relaxing slightly, and starts braiding your hair into an updo. “I’m sure that’s it.” She puts a chain of pearls into the braid and gently washes the tears off your face with a wet cloth. “Come on.” She grabs your hand and heads toward the door. “We’re already late.”
When you enter the dining room your father is staring at you with an irritated expression on his face. “Thank you for joining us, (Y/N).”
The triplets giggle but you barely register it, your brain too full with the image of Aurelie in the mirror to respond.
“Oh, be quiet, Primrose,” Ophelia scolds. “You’re late to everything.”
Primrose scowls, and Everlie and Idalia nudge her teasingly.
“Shall we eat?” Mira says timidly.
Your father nods, and claps his hands twice. The cooks trail into the dining room, each carrying a silver platter. “Supper is honey roast duck with roasted white asparagus and grilled portobellos sauteed in wine, with french apple cake for dessert,” the head cook, Ada, informs you as she and the rest of the cooks take the lids off the platters and set the food in front of you.
“Thank you, Ada, it looks delicious,” your father says. Ada smiles proudly, then walks back to the kitchen with the other cooks. Your three youngest sisters dig in immediately, helping themselves to heaping piles of food and scarfing it down with gusto. “Girls, girls, slow down!” Your father chuckles. “You’re going to give yourselves stomach aches!”
Lelia pouts. “But it’s just so good, Daddy!”
“You’ll have to tell Ada that,” your father says, smiling.
You fill your plate in silence, ignoring the chatter around you as you eat.
“(Y/N)?”
You look up at your father. “Yes?”
“You’ve been unusually quiet this evening.” He gives you a concerned look. “Are you all right?”
“What?” You blink. “Oh, yes, yes, I just…” You swallow. “I just miss Aurelie, is all.”
Your father looks down. “We all do, (Y/N).”
The rest of supper is completely silent.
You’re about to head upstairs when Ophelia grabs your arm. “Hey,” she says quietly. “Is this about what you saw in the mirror?”
You stare at her, unsure how to respond. Then you shake your head hurriedly. “No, no, it’s just… Today was hard for me. That’s all.”
Ophelia nods with a sad smile. “I know. It was hard for me too.” She gives you a hug. “Sleep well, (Y/N).”
“You too.”
Your sister leaves and you walk up after her, entering your room with irrational fear. You refuse to look in the mirror, stripping off your dress and collapsing into bed immediately. You exhale shakily and curl your arms around yourself. The tears start again and before long you’re sobbing silently, images of Aurelie, your mother, and your other dead sisters flashing through your head with no relief. Distracted by thoughts of your family, you forget not to look in the mirror. You gasp in horror, but Aurelie isn’t there.
Elvira is.
15 notes · View notes
eldritch-hall-after-dark · 4 months ago
Text
Characters on the blog:
Ciero Windroe
Patrick Torres-Moran
Favio Windroe
Mira Baudelaire
Charles Florence
Frankie Underman
Elspeth Windroe
Zephyr Windroe
Octavian Windroe
Jack Grossman
Vanya Sidorov
2 notes · View notes
ochoislas · 11 months ago
Text
Tumblr media
INVITACIÓN AL VIAJE
¡Niña mía, mi hermana, imagina qué dulce nuestra vida sería si allá fuéramos! ¡Amar sin cortapisas, amar hasta la muerte, en lejano país que te semeja! Los soles empañados en cielos turbulentos sortilegios imparten a mi espíritu de misterio parejo al de tus ojos pérfidos, que relucen tras lacrimoso velo.
Todo allá lejos es belleza y pauta, suntuosidad, holganza y quietud.
El lustroso moblaje que bruñeron los años nuestra cámara adornaría con fasto. Las peregrinas flores sus aromas ligaran a difusas vaharadas de algalia. Artesonados ricos, insondables espejos, el oriental boato... todo allí instilaría íntimamente al alma en su lengua nativa y delicada.
Todo allá lejos es belleza y pauta, suntuosidad, holganza y quietud.
Mira por los canales cómo duermen bajeles de índole vagabunda, aletargados; si cruzan los océanos desde el otro confín es por complacer tu menor capricho. Los soles que declinan revisten la planicie, la ciudad, los canales enlazados, de gualda y de jacinto; y el mundo se adormece anegado en un cálido fulgor.
Todo allá lejos es belleza y pauta, suntuosidad, holganza y quietud.
*
L’INVITATION AU VOYAGE
Mon enfant, ma soeur, Songe à la douceur D'aller là-bas vivre ensemble! Aimer à loisir, Aimer et mourir Au pays qui te ressemble! Les soleils mouillés De ces ciels brouillés Pour mon esprit ont les charmes Si mystérieux De tes traîtres yeux, Brillant à travers leurs larmes.
Là, tout n'est qu'ordre et beauté, Luxe, calme et volupté.
Des meubles luisants, Polis par les ans, Décoreraient notre chambre; Les plus rares fleurs Mêlant leurs odeurs Aux vagues senteurs de l'ambre, Les riches plafonds, Les miroirs profonds, La splendeur orientale, Tout y parlerait À l'âme en secret Sa douce langue natale.
Là, tout n'est qu'ordre et beauté, Luxe, calme et volupté.
Vois sur ces canaux Dormir ces vaisseaux Dont l'humeur est vagabonde; C'est pour assouvir Ton moindre désir Qu'ils viennent du bout du monde. — Les soleils couchants Revêtent les champs, Les canaux, la ville entière, D'hyacinthe et d'or; Le monde s'endort Dans une chaude lumière.
Là, tout n'est qu'ordre et beauté, Luxe, calme et volupté.
Charles Baudelaire
di-versión©ochoislas
7 notes · View notes
postalsinretorno · a year ago
Text
“El paraíso jamás será paraíso a no ser que mis gatos estén ahí esperándome.” – Epitafio en un cementerio de animales
 “Es una labor muy difícil ganar el afecto de un gato; será tu amigo si siente que eres digno de su amistad, pero no tu esclavo.” – Teófilo Gautier
“Dios hizo el gato para ofrecer al hombre el placer de acariciar un tigre.” – Víctor Hugo
“Tú nunca me dejarás, ni nada podrá separarnos. Tú eres mi gato y yo soy tu humano. Ahora y siempre, en la plenitud de la paz.” – Hillaire Belloc
“La elegancia quiso cuerpo y vida, por eso se transformó en gato.” – Guillermo de Aquitania ”
Por supuesto que se puede querer más a un gato que a un hombre. De hecho,el hombre es el animal más horrible de la creación.” – Brigitte Bardot ”
Cuando los gatos sueñan, adoptan actitudes augustas de esfinges reclinadascontra la soledad, y parecen dormidos con un sueño sin fin; mágicas chispasbrotan de sus ancas mullidas y partículas de oro como una fina arenavagamente constelan sus místicas pupilas.” – Baudelaire ”
Un gato no es exigente, mientras usted recuerde que le gusta beber laleche en el plato rosa y comer el pescado en el plato azul, de donde lo sacarápara saborearlo en el suelo.” – Arthur Bridges
“Un gatito transforma el regreso a una casa vacía en la vuelta al hogar.” – Pam Brown
“Para mantener una verdadera perspectiva de lo que valemos, todos deberíamos tener un perro que nos adore y un gato que nos ignore.” – Derek Bruce
“La ciudad de los gatos y la ciudad de los hombres existen una dentro deotra, pero no son la misma ciudad.” – Italo Calvino
“Hablo en español a Dios, en francés a los hombres, en italiano a lasmujeres… y en latín a mi gato.” – Emperador Carlos
“Es costumbre muy inoportuna de los gatitos (como observó una vez Alicia)que, sea lo que les digas, siempre ronronean.” – Lewis Carroll
“Si yo prefiero los gatos a los perros es porque no hay gatos policías.” – Jean Cocteau
“No hay gatos corrientes.” – Colette
“El gato es un animal ligeríssimo y rapacíssimo, que en un momento pone encobro lo que halla a mal recaudo; y con ser tan casero jamás se domestica, porque no se deja llevar de un lugar a otro si no es metiéndole por engañoen un costal, y aunque le lleven a otro lugar se vuelve, sin entender cómopudo saber el camino. Él es de calidad y hechura de tigre.” [Procedente del”Tesoro de la lengua castellana” y escrito en 1611] – Sebastián de Covarrubias
“Del gato me gusta su temperamento independiente e ingrato, que le impidesentir apego por alguien; la indiferencia con que pasa del salón altejado.” – François René de Chateaubriand
“El gato vive solo. No necesita sociedad alguna. Sólo obedece cuandoquiere, o simula dormir para observar mejor y araña todo cuanto puede arañar.” – François René de Chateaubriand
“Los perros nos miran como sus dioses, los caballos como sus iguales, perolos gatos nos miran como sus súbditos.” – Winston Churchill
“Los gatos saben por instinto la hora exacta a la que van a despertarse susamos, y los despiertan diez minutos antes.” – Jim Davis
“Tigres, leones, panteras, elefantes, osos, perros, focas, delfines,caballos, camellos, chimpancés, gorilas, conejos, pulgas… ¡Todos han pasado por ello! Los únicos que nunca hemos hecho el imbécil en elcirco… ¡somos los gatos!.” – Garfield
“Se convierte en compañero de tus horas de soledad, melancolía y pesar.Permanece veladas enteras en tus rodillas, ronroneando satisfecho, feliz por hallarse contigo, y prescinde de la compañía de animales de su propia especie. Los gatos se complacen en el silencio, el orden y la quietud, y ningúnlugar les conviene mejor que el escritorio de un hombre de letras. Es una labor muy difícil ganar el afecto de un gato; será tu amigo sisiente que eres digno de su amistad, pero no tu esclavo.” – Theóphile Gautier
“Cualquier gato que no consigue atrapar a un ratón finge que iba tras unahoja seca.” – Charlotte Gray
“Dos personas, al conocerse, se relajan totalmente cuando descubren queambas tienen gatos. Y se zambullen en las anécdotas. Tras reñir a tu gato, lo miras a la cara y sientes la terrible sospecha deque ha entendido hasta la última de las palabras. Y de que las haarchivado como referencia para el futuro.” – Charlotte Gray
“Los gatos son amos amables, mientras que recuerdes cuál es tu propio sitio.” – Paul Gray ”
Con un gruñido, una gata advierte a sus gatitos de un peligro y los gatitos la entienden. Con un gruñido, una gata ahuyenta a otro gato o a un perro ylos gatitos la entienden. Con un gruñido, una gata les prohíbe tocar supropia comida y los gatitos la entienden. Todos esos gruñidos significanlo mismo para los seres humanos, pero, evidentemente, no para los gatos. Todos los gatos gustan de ser el centro de la atención. Uno debe querer a un gato, ateniéndose a las condiciones que éste fije.” – Peter Gray
“Los gatos tienen una absoluta honestidad emocional; los seres humanos, poruna razón u otra, pueden ocultar sus sentimientos, pero el gato, no.” – Ernest Hemingway
“Si quieres escribir sobre seres humanos, lo mejor que puedes tener en casaes un gato.” – Aldous Huxley
“El Gato dijo: ‘No soy un amigo, no soy un criado. Soy el Gato que caminalibre y que desea ir a tu Cueva’.” – Rudyard Kipling
“El único misterio sobre el gato es saber por qué ha decidido ser un animaldoméstico.” – C. Mackenzie
“El gato es el único animal que ha logrado domesticar al hombre.” – Marcel Mauss
“A mí me gustan los gatos, pero nunca he tenido ninguno. Son demasiadoexigentes, piden demasiado. Los perros no quieren más que amor, pero losgatos exigen adoración. Nunca han superado la costumbre de ser dioses enBubastis.” – Lucy Maud Montgomery
“Los gatos son incomprendidos porque no se dignan explicarse: sonenigmáticos únicamente para quien ignora la potencia expresiva del mutismo.” – Paul Morand
“Todo gato, no importa su ubicación original, estará presente en toda mesadonde se esté sirviendo comida.” – Oiens
“Todo gato siempre buscará, y generalmente encontrará, el sitio másconfortable dentro de una habitación seleccionada al azar.” – Ondinet
El nivel de interés de un gato en algo será inversamente proporcional alesfuerzo que su dueño esté haciendo para captar su interés sobre ese algo.” – Pattison
“¿Qué importa si el gato es blanco o negro, con tal que cace ratones?.” – Den Xiao Pin
“El ideal de la calma es un gato sentado.” – Jean Renard
“El gato no nos acaricia, se acaricia con nosotros.” – Antoine Rivarol
“Se le reprocha al gato su gusto por estar a sus anchas, su predilecciónpor los muebles más mullidos donde descansar o jugar: igual que los hombres.De acechar a los enemigos más débiles para comérselos: igual que loshombres… De ser reacio a todas las obligaciones: igual que los hombres una vez más.” – Jean Baptiste Say
“El hombre tiene dos medios para refugiarse de las miserias de la vida: lamúsica y los gatos.” – Albert Schweitzer
“Los gatos son misteriosos; pasa más por su mente de lo que nunca podríamosimaginarnos.” – Walter Scott
“El hombre es civilizado en la medida que comprende a un gato.” – George Bernard Shaw
“No puedes nunca ser dueño de un gato; en el mejor de los casos te permiteser su acompañante.” – Harry Swanson
“He estudiado muchos filósofos y muchos gatos. La sabiduría de los gatos esinfinitamente superior.” – Hippolyte Taine
“La gran diferencia entre un gato y un mentiroso es que el gato tiene apenas nueve vidas .” – Mark Twain
“Si fuera posible cruzar a un hombre con un gato, mejoraría el hombre, perose deterioraría el gato.” – Mark Twain
“Una casa sin un gato, un bien alimentado, bien cuidado, bien reverenciado gato, puede ser una casa perfecta, pero ¿cómo puede llegar a demostrarlo?.” – Mark Twain
“Si se pudiera cruzar al hombre con el gato, resultaría una mejora para el hombre.” – Mark Twain
“Mi gato nunca se ríe o se lamenta, siempre está razonando.” – Miguel de Unamuno
“El más pequeño gato es una obra maestra.” – Leonardo da Vinci
“Todo gato dormirá con las personas siempre que sea posible, en unaposición corporal tan incómoda para las personas como sea posible.” – Young
12 notes · View notes
mao-arias · 9 months ago
Text
LA TAPADERA
En cualquier lugar donde vaya, sobre el mar o sobre la tierra,
Bajo un clima llameante o bajo un sol mortecino,
Servidor de Jesús, cortesano de Citerea,
Mendigo tenebroso o Creso rutilante,
Ciudadano, camarada, vagabundo, sedentario,
Que su ínfimo cerebro sea activo o sea lento,
En todas partes el hombre sufre el terror del misterio,
Y no mira hacia lo alto sino con ojos temblorosos.
En lo alto, ¡el Cielo! Esta bóveda que agobia,
Cielo raso iluminado para una ópera bufa
En la que cada histrión holla un suelo ensangrentado;
Terror del libertino, esperanza del loco ermitaño;
¡El Cielo! Tapadera negra de la gran marmita
Donde bulle la imperceptible y vasta Humanidad.
Las flores del mal.
Ch. Baudelaire
1 note · View note
eldritch-hall-asylum · a month ago
Text
Brian: Hey, Mira! What's Seventy Hull in French?
Mira: Well, that would be soixante-dix coqu-! Hey!
Brian: *laughing his ass off*
15 notes · View notes
ilgrafico-2era · a year ago
Text
Marzo 2021
Bentornati cari lettori,
Tumblr media
Con questa immagine maledetta del real motivo per il quale ci si rivede tutti a messa nei fine settimana, vogliamo subito stabilire il mood di questa entrata. Rieccoci, infatti, nel fatidico mese di marzo che così come portò sfiga a Cesare quella volta, decide non risparmiare nemmeno il Grafico. Ricordavate come il mese scorso si sperava in una bomba di post? Bene, dimenticatelo, perché miss Rona non possa seguire il consiglio che Sting diede a Roxanne quella volta, non si sa ancora ma sorvoliamo. Non temete cari amici, qualcosina di interessante l’abbiamo raccolta comunque e promettiamo di non condividere più cose tanto nefaste come la foto sovra-inserita. Partiamo quindi con le cose meno interessanti e parliamo della reunion di Giulia Fontana e Daniel. Ebbene sì, la ship di cui nessuno si ricordava e della quale nessuno si è mai realmente interessato è tornata, anche se con risultati abbastanza scadenti. Dopo aver scoperto che Daniel era ancora vivo nel corso dell’estate e considerando come in quell’occasione avesse esplicitamente chiesto delle sorti di Giulia, non ci sono voluti tanti incitamenti per spingere quest’ultima a scivolare nei suoi DM. I nostri cuori stavano già esplodendo alla vista di ciò che si riteneva essere vero amore riunito dopo tempo grazie al destino, ma ovviamente Daniel ha deciso di non garantirci il desiderio, portando avanti la conversazione nella maniera meno trasportata che si possa immaginare: lui aveva sicuramente molte domande, ma non era altrettanto disponibile a condividere informazioni su sé stesso. Per fortuna che il caro buon vecchio chierichetto Ale sa come trattare la nostra fontanella a spruzzo, donandole infatti il tanto desiderato paio di calzini con le banane con annesso biglietto: “Ora ti ho conquistata, da Ale”. C’è davvero bisogno di dire altro?
Forse dovrebbe dare lezione di conquista come fanno quei tizi inquietantissimi che sponsorizzano il proprio webinar su ogni video mai pubblicato di Youtube. Lui sì che sa quello che fa. Chi altri sa il fatto suo, è però l’ultima persona al mondo da cui ce lo saremmo aspettato, vedendo il fiasco che fu la sua precedente relazione. Si parla infatti del caro buon vecchio Piero, che ha reinventato il mondo scientifico con la scoperta dei prìmer. Steffan fu avvistato nei pressi della stazione di Montebelluna il giorno venerdì 5 alle ore 14:00 circa con in mano un mazzo di fiori ben impacchettato. Il sospetto è che li abbia portati dal suo vociferato interesse, tale Jaqueline, ma non è stato possibile portare a termine indagini abbastanza precise da affermare tale ipotesi. Noi non sappiamo cosa sperare sinceramente.
È sempre però meglio porre le proprie speranze in Steffan quando si butta l’occhio su quel disastro che è il suo compare, Leshi, che non potrebbe peggiorare la sua situazione nemmeno seguendo i webinar sopracitati. Come con la poetica di Baudelaire non è possibile parafrasare in modo ottimale e completo le sue azioni, ma noi del Grafico ci proveremo comunque perché il trash è la nostra linfa vitale nemmeno fosse l’ultimo buondì e fosse ora di colazione.
Tumblr media
Leshi ha, come al solito, pescato dei nomi random da un cappello la mattina prima di dirigersi a scuola, in quanto in questo mese ha preso di mira ben tre differenti persone: si inizia quindi con Giada, che ha evidentemente bisogno di rotelle nemmeno fosse una bicicletta, vedendo come Leshi si è proposto volontario per svolgerne il ruolo. Rientrando dalla ricreazione ha voluto iniziare un triste ed alquanto breve trenino-samba con Giada, prendendola per i fianchi ed avanzando saltellando da un piede all’altro fino a che non si è accorto che magari non era la tattica migliore per evitare di ricevere una porta in faccia. Leshi però non demorde, puntando la sua mira questa volta sulla migliore amica di Giada, ovvero Giulia Di Martino, giusto perché non solo è single uguale [si noti l’ironia], ma è pure sempre stata considerata una mossa vincente provarci con due amiche allo stesso tempo. Almeno questa volta opta per tenere le mani al proprio posto, riversando le sue energie nel digitare messaggi che nessuno aveva richiesto. Al termine di un compito, nel pomeriggio, Leshi rivela infatti a Giulia che ha bisogno di coccole, argomento assolutamente correlato alla verifica di fisica, e che per ovviare alla mancanza di una figura umana ha optato per dormire abbracciato al suo cuscino. Il perché non abbracci il Roomba giusto per stringersi con un suo simile nessuno lo sa, ma forse è meglio non mettere ulteriori idee nel suo archivio dati.
Arriviamo infine a Chiara Zilio, ormai presenza immancabile quando si parla di trash. Questa annotazione è in realtà un misto di informazioni che ne formano una probabilmente erronea, ma della quale ipotesi è fin troppo bella per non essere considerata come effettiva realtà e quindi viene riportata lo stesso. Al seguito di un’intuizione esplicitata dalla Zilio durante l’ora di matematica [a questo punto è Noal a far risvegliare gli istinti di Leshi e non sappiamo davvero cosa farcene di questa informazione], Leshi sembra infatti aver commentato, ad alta voce, con un: “Brava Chiara, che amore!” o qualcosa sulla stessa lunghezza d’onda. Ora, le diverse fonti hanno riportato: un “brava amore” udito da chissà dove, segnalato ben più volte, e poi un confuso commento la cui unica certezza era la provenienza, ovvero Leshi stesso. Visto che era l’ora di matematica è stato facile prendere la calcolatrice e aver fatto 2 + 2. Cosa non è evidentemente semplice è stato fare il minimo indispensabile, a quanto pare, notando come questo mese non ci ha nemmeno lasciato annotazioni riguardanti le ship che sono ormai il nostro unico barlume di speranza in questo difficile mondo, ovvero #anesh e #steffara. Poniamo le nostre speranze nel prossimo mese, che ha tutta l’aria di aver ereditato la Maledizione di Marzo. E sappiamo di aver promesso di non parlare più di cose maledette, ma sinceramente a volte il modo migliore per superare un trauma è condividerlo e quindi abbiamo deciso di concludere questa entrata con una mini-annotazione della quale non sappiamo realmente cosa pensare: alla Gonny piace “sottomesso”; che lo intendesse come parola o in altri modi lo lasceremo alla vostra vivida immaginazione. Niente XoXo, perché nessun bacio potrà riparare le ferite che questo post ha lasciato.
1 note · View note
marquise-justine-de-sade · 2 years ago
Text
Tumblr media
Bizzarra deità, bruna come le notti, dal profumo
mischiato di muschio e d'avana, opera di qualche
Obi, Faust della savana: ammaliatrice color d'ebano,
figlia della nera mezzanotte,
io preferisco alla costanza, all'oppio, alle notti, l'elisir
della tua bocca in cui l'amore si pavoneggia: quando
verso di te i miei desideri partono in carovana,
i tuoi occhi sono la cisterna in cui bevono le mie pene.
Attraverso i due grandi occhi neri, spiragli della tua
anima, demonio senza pietà, versa meno fiamme: io
non sono lo Stige per abbracciarti nove volte.
ahimè, e non posso, Megera libertina, per spezzare
il tuo coraggio e metterti alle corde, nell'inferno del tuo
letto divenire una Prosérpina.
Baudelaire
Les fleurs du mal
Mira
19 notes · View notes
grauche · 2 years ago
Text
Plantas
"É preciso”, disse para si, “que meu pensamento seja um grande vagabundo para ir procurar tão longe o que está perto de mim [...]. Por que obrigar meu corpo a mudar de lugar se minha alma viaja tão rapidamente? De que serve a execução de projetos, posto que o projeto, em si, é já um gozo suficiente?"
Charles Baudelaire, "Os projetos". In. Pequenos poemas em prosa
O amor funciona como uma planta arquitetônica, análoga à forma como esse profissional de obras a concebe. Os companheiros que se gostam rabiscam seu modelo, a exemplo do desenho de uma casa, e o desenho em si representa já uma grande satisfação da dupla criação amorosa, mas apenas o projeto não edifica a materialidade do lar e contém vários defeitos de concepção, que ambos desconhecem - digamos que aqui o par não possua formação acadêmica em arquitetura, nada saiba sobre fundações, pilares, vigas e lajes, ufa! Para a construção, ambos vão contribuindo com um material aqui e outro ali, um cimento, uns tijolos, uma argamassa, uns pregos, uma areia, uns canos, umas vigas, uns tubos de PVC... Ambos vão erguendo uma base para a casa, alimentando a forma que virá, revelando a foto que será tirada no futuro. Mas como em qualquer projeto, a idealização da obra final não condiz com a realidade que se cria, a configuração material do que se ergue nunca se iguala ao esperado - faltam materiais, falta tempo, falta espaço, surgem novas ideias, gambiarras, fios soltos, infiltrações - por essa razão o projeto da casa vai sofrendo alterações e quiçá buscando melhorias. Com o tempo e a experiência do processo de acabamento da obra, percebe-se que nunca se atingirá esse patamar da planta inicial, o projeto se torna a própria construção, como uma casa sem eira nem beira tecida com os fios de Ariadne pelas mãos de um pedreiro chamado KAFKA. Por isso, quando a patota popular diz que o amor é eterno, isso nada DEVERIA ter a ver com a solidificação ou imutabilidade de um sentimento, mas sim com o eterno porvir, o devir-casa, o planejamento do amanhã que ninguém sabe como será e a certeza, a única certeza, de que nunca será como o esperado. Não existe nada de indelével nisso, pois o tempo corrói qualquer construção, por mais bem acabada que seja - mesmo as que sobrevivem ao longo de séculos apresentam rachaduras em suas paredes, pisos e tetos, marcas que ainda assim não deixam de constituir o panorama do lugar, e antes, até valorizam essa paisagem. Assim também ocorre com os afrescos e pinturas clássicas, que por mais bem preservados que sejam, ao close de uma lupa exibem aos nossos olhos uma Gioconda craquelada, uma pintura que não maquia suas olheiras enormes, enegrecidas com a tinta do passado.
Por essa razão, o amor nada tem a ver com a duração de um longo tempo, com as almas gêmeas paridas para a eternidade, com a metade da laranja, mas sim com a vontade humana. No lugar do cupido ingênuo e descuidado flechando algum coração, dou preferência à imagem do faroeste, que com precisão mira o alvo e aperta o gatilho, fazendo a bala ir direto ao músculo. Se a flecha não mata, aqui a bala também não tem efeito. É festim.
Não existe tempo na vontade, portanto não existe tempo nem para e nem no amor. Quando a planta amadora da casa é traçada, sempre por um risco aleatório inicial, o que desponta ali é o intervalo recreativo da vida, confirmando que todo amor nasce de um gesto lúdico. Desapontados podemos ficar nessa brincadeira, especialmente se o par amoroso fizer birra e não desejar continuar aquele jogo, desistir no meio da construção da casa-puzzle, depois de uma planta tão planejada. Acontece, justamente porque essas coisas só existem pela nossa vontade. E qualquer projeto de casa, mesmo numa planta, já confirma a existência de um lugar.
3 notes · View notes
xprunnax · 2 years ago
Text
LIBROS SOBRE ARTE
Recomendaciones del Doctor y artista plástico Mejicano: Francisco Soriano.
La lista de libros:
Manual del arte prehistórico - Cristhoper Hill
Los chamanes de la prehistoria - Jean Clottes, David Lewis Williams- ariel
Poética -  Aristóteles
Banquete - Platón con introducción de Matínez Hernández
Roma en el Románico - José Alberto Moraís Morán
Teorías del arte, de Platón a Winckelmann - Alianza - Moshe Barrash
Historia de la estética y la teoría del arte - Akal- Gotz Pochat
Conceptos fundamentales de la historia del arte - Heinrich Wölfflin
Arte y Belleza en la Estética Medieval - Umberto Eco ·
La naturaleza del gótico - John Ruskin
Arte primitivo y pintores modernos - John Ruskin
Imitación y verdad - John Ruskin
El renacimiento del paganismo - ABy Warburg
El almuerzo sobre la hierba - Aby Warburg
La inteligencia del Arte - Thomas Crow Erwin Panofsky -
Estudios sobre iconología Renacimiento y barroco - libro de Heinrich Wölfflin La vida de los artistas, Giorgio Vasari
La perspectiva como forma simbólica - Erwin Panofsky
El problema del renacimiento - Johan Huizinga - Casimiro
El pintor de la vida moderna - Baudelaire ​
El poder de los colores - Gabriela siracusano
EL GIRO – STEPHEN GREENBLATT
RENACIMIENTO Y RENACIMIENTOS EN EL ARTE OCCIDENTAL - ERWIN PANOFSKY
Técnicas de dibujo de - John Ruskin
Cartas sobre la educación estética de la humanidad - Acantilado - Friedrich Schiller
'El arte', un ensayo - Arthur Schopenhauer <<br>
Diccionario de arte (ed. Alianza) de Ian Chilvers
Introducción a la Estética de - Hegel Hans Belting -
Pintura y Sociedad Johan Huizinga -
De lo lúdico y lo serio El significado en las artes visuales - ¨Panofsky Historia social de la literatura y el arte - Arnold Hauser
El arte y el espacio - Martin Heidegger
La Obra de Arte en la Epoca de su Reproduccion Mecanica Walter Benjamin · Casimiro
Las palabras y las cosas, una arqueología de las ciencias humanas - Michel Foucault
Umberto Eco - Tratado de semiótica general
Roland Barthes - Mitologías, Siglo XXI
La deshumanzación del arte - Ortega y Gasset
La historia del arte , E.H. Gombrich
El fin del arte y después del fin del arte de Arthur C. Danto
Modos de Ver - Jhon Berger
Arte y Percepción visual - Alianza - Rudolf Harheim
Arte e ilusión - Phaidon - E.H. Gombrich
La aventura semiológica - Roland Barthes
Mitologías - Barthes
Lo Obvio y lo obtuso - Barthes
Iconos figuraciones, sueños - Hermenéutica de las imagenes - XXI- Diego Lizarazo Arias
Johanner Itten - El arte del color
​Las Vanguardias artísticas del siglo XX, de Mario de Michelli
El robo de la mona Lisa, lo que el arte nos impide ver - Darian Leader Gilles Deleuze - Pintura, el concepto de diagrama . CACTUS
Peter Burke - Visto y no visto, el uso de la imagen como documento histórico
Los lenguajes del arte - Nelson Goodman
Arte Líquido - Z. Bauman
George Bataille - La oreja de van Gogh
La verdad en pintura. Jacques Derrida
Teoría estética - Th. W. Adorno - Akal
El Tabor y el Sinaí - Versal - Michel Tourner
Jacques Rancière -El malestar en la estética
Didi Huberman(Huberman tiene libros buenisimos sobre la politoca en el arte. TEMA DE LA POLÍTICA EN EL ARTE) -Lo que vemos, lo que nos mira y Pintura encarnada
DEL ARTE OBJETUAL AL ARTE DE CONCEPTO - SIMÓN MARCHÁN FIZ - AKAL
EL ARTE MODERNO EN CULTURA DE COTIDIANO (Libro en papel) de CROW, THOMAS
La soberanía del arte - La balsa de la medusa . Cristop Menke
La imaginación y el arte en la infancia de Lev Semenovich Vigotsky (Escritor)
Pero ¿esto es arte? Una introducción a la teoría del arte - Cynthia Freeland
Más bibliografía sobre arte y filosofía: http://xprunnax.tumblr.com/tagged/bibliografia
4 notes · View notes
miguelmarias · 2 years ago
Text
Un chien andalou (Luis Buñuel & Salvador Dalí, 1928)
1. Por fin, tras cuarenta años de espera, se ha estrenado en España el primer film de Luis Buñuel, «Un chien andalou» (1928). Antes se había podido ver en cine-clubs y en la Filmoteca. La copia que circulaba desde hace unos años estaba incompleta. La versión estrenada ahora dura dieciséis minutos, proyectada a veinticuatro fotogramas por segundo, y tiene repetidos algunos para que discurra a su velocidad normal pese a estar proyectada más deprisa. Es, por fin, «Un perro andaluz» íntegro, sonorizado por Buñuel en 1960 con la misma música que se ejecutaba cuando fue estrenado, mudo, en París.
Es lamentable, sin embargo, que haya servido como reclamo para tener que ver también la película de Jorge Grau «Acteón» (1965), film pretendidamente audaz y vanguardista, cuyo carácter reaccionario —artísticamente sobre todo— pone de manifiesto el film que Buñuel había realizado treinta y siete años antes.
2. Junto a su film siguiente, que fue el largometraje «L'Âge d'or» (1930), «Un chien andalou» es más abiertamente surrealista de los que ha dirigido Buñuel. Si en «L'Âge d'or» colaboró también Salvador Dalí —que rechazó la película—, en «Un chien andalou» su intervención en el guion es más claramente perceptible, por lo cual se hace necesario explicar la gestación del film. Dalí y Buñuel intercambiaron oralmente sus sueños, y a partir de ahí, de forma muy próxima a la «escritura automática» que propugnaban los surrealistas, escribieron el guion de «Un chien andalou».
3. Consecuencia de lo anterior es la revolucionaria e innovadora estructura de la película, que se anticipa en muchos años a las más recientes conquistas del cine moderno. Desde Resnais («El año pasado en Marienbad», 1961), a Godard, pasando por Bergman, raras son las audacias narrativas que Buñuel no había explorado o, al menos, sugerido en «Un chien andalou».
Este film es, aparentemente, tan absurdo como irreal. Su onirismo es indudable y su carácter «fantástico» no puede rechazarse. Pero si pensamos en la definición de «surrealidad» que da André Bretón en el primer «Manifeste du surréalisme» (1924), «fusión del sueño y la realidad en una realidad absoluta», veremos que Buñuel no pretendía hacer un film «irreal», sino que trataba de llegar a lo real por un camino más profundo que el llamado «realista». Otra cita de Bretón servirá para situar en su verdadera dimensión el aspecto fantástico de este film: «lo que hay de admirable en lo fantástico es que ya no hay nada fantástico: no existe más que lo real».
«Un chien andalou» no narra una historia. Los cartelitos destrozan la cronología, pues las indicaciones temporales se suceden en este orden: «Erase una vez...», «Ocho años después», «Hacia las tres de la madrugada», «Dieciséis años antes», «En primavera», sin que las imágenes nos permitan reestablecer un orden en los sucesos disjuntos —pero formal y significativamente relacionados— que nos muestra la película. Esta destrucción del sentido del tiempo real es la base de muchos de los films más avanzados de los últimos años, de forma tan manifiesta que hace innecesario citar títulos.
Pese a esta ausencia de «historia» dudo que alguien que haya visto «Un chien andalou» no haya sido inmediatamente capturado por la película. En primer lugar, gracias a la agresión que supone su primera secuencia que, como la que abre «Persona» (Bergman, 1966), influida por Buñuel, es un choque de tal magnitud sobre los sentidos del público que le impide asistir indiferente al desarrollo de los siguientes dieciséis minutos. Además, el film tiene una coherencia y una fuerza cuyo origen explica admirablemente Pierre Reverdy en el «Manifiesto del surrealismo», cuando dice que «cuanto más lejanas y exactas sean las relaciones entre dos realidades yuxtapuestas, más fuerte será la imagen, y mayor será su potencia emotiva y su realidad poética». Esto está escrito pensando en la pintura y en la literatura, pero se puede aplicar de modo aún más claro al montaje cinematográfico, tanto en este film de Buñuel como en los de Eisenstein o algunos de Godard.
4. Unido a todo lo anterior, y de origen probablemente onírico también, está el muy peculiar ritmo de la película, que no tiene un «crescendo», ni clímax ni anticlímax finales, que no es un ritmo atonal o uniforme, ni tampoco un solo ritmo, sino una serie de ritmos articulados, una sucesión de secuencias con ritmos variables y muy diferentes. Así hay escenas lentas y rápidas, sin que las primeras se agrupen al comienzo del film y las segundas al final, sino en un orden totalmente disperso, y justificado por el hecho de que el film no se estructure a través de una exposición, un desarrollo y un desenlace, como suele ocurrir. Por supuesto, el ritmo no sólo depende del montaje, la duración de los planos y su movimiento interno, sino también de su fuerza y del significado de su contenido, lo que aumenta la complejidad rítmica de las secuencias, breves y aisladas, que forman el film. Además, el ritmo es diferente para cada espectador: de ahí que la famosa secuencia de apertura, en sí breve y más bien lenta, parezca breve o interminable según el efecto provocado en cada individuo. La fluidez rítmica de «Un chien andalou» quedaba un tanto disminuida en las copias mudas, pero en esta labor los tangos o el «Tristán e Isolda» de Wagner —aparte de su función irónica o poetizadora— acentúan el dinamismo de las escenas, ya acelerándolo, ya frenándolo.
5. Uno de los aspectos fundamentales y más vigentes de «Un chien andalou» ha sido ejemplarmente analizado por Noël Burch —cuya importancia como teórico será algún día reconocida— en un artículo titulado «Estructuras de agresión», en el número 195 de «Cahiers du Cinéma». Efectivamente, y dejando aparte lo provocativo de su forma, su tema, su destrucción de la narración y de la cronología —sobre todo en 1928— «Un chien andalou» es el primer film basado en la agresión al espectador, y probablemente sigue siendo el más perfecto y coherente en este sentido.
Esto se manifiesta, sobre todo, en la primera secuencia del film, cuya violencia es, en una primera visión, casi insoportable y que no pierde fuerza por muchas veces que se vea (puedo testimoniar que a la séptima visión sigue siendo impresionante). Esta escena define todo el film y es de una importancia capital, dado que se convierte, por su impacto, en el eje estructural de la película, hasta tal punto que, sin ella —es más, sin el plano del corte de ojo— se disgregaría.
Buñuel, con una habilidad increíble, comienza el film con un hombre (él mismo) que, tranquila y cotidianamente, afila una navaja de afeitar, al son de un tango. Sale al balcón y contempla la Luna. Una mujer (Simone Mareuil) también la mira. Una nube alargada atraviesa la Luna. La navaja rasga el ojo de la mujer, del que sale abundante sangre. El clima plácido, idílico incluso de los primeros planos, ha sido bruscamente alterado de una forma verdaderamente dolorosa para el espectador. Este plano contamina toda la película, dado que el resto lo veremos bajo la impresión de esa imagen. Obsérvese, además que esta agresión se realiza cuando no puede esperarse y además afecta a un órgano especialmente vulnerable, y más todavía en un espectador de cine, dado que lo que está viendo depende precisamente de sus ojos.
No es ésta, por supuesto, la única escena agresiva de «Un chien andalou», pero sí la más reveladora y eficaz. Para comprobar la maestría de Buñuel bastará recordar «Dante no es únicamente severo» (1967), de Esteva y Jordá, en quien una operación de ojo servía de puntuación a lo largo de todo el film. Pues bien, aun teniendo en cuenta que estos planos eran lo menos malo de la película, su brevedad los hacía fácilmente soportables, y sus apariciones eran previsibles con tal anticipación que perdían toda su posible eficacia. El que se vieran venir no hubieran tenido nada de malo, por otra parte, si su impacto hubiera sido verdaderamente terrible, ya que esto provocaría un miedo a su aparición que daría lugar a una tensión y a un suspense muy eficaces para mantener al espectador «despierto» (cosa ya difícil, dada la baja calidad del film). En total, resulta que los numerosos planos de ojo operado no alcanzan la fuerza de aquél, único, que había en «Hiroshima, mon amour» (1959), de Resnais, para no hablar de «Un chien andalou».
6. En 1929 Buñuel se indignó por el éxito de su película, a la que un público burgués calificaba de «bella y poética», y declaró que era «una desesperada incitación al asesinato». No creo que actualmente Buñuel dijera lo mismo, pero en ese caso habría que considerar «Un chien andalou» como un film fallido en el plano de las intenciones. Esto no es nada claro, y dudo que alguien haya podido ver en el film esa llamada al asesinato.
Es un film revolucionario —no sólo por lo que supone dentro del cine mudo su muy precisa y articulada planificación y los demás valores ya señalados, sino como postura frente a la sociedad y la represión—, provocador, y también —aunque no sólo ni primordialmente— de una gran belleza formal (sin que por ello caiga jamás en el esteticismo). Y poético lo es, aunque no, por supuesto, al estilo de Campoamor, sino de Rimbaud, Lautréamont o Baudelaire.
7. Por todo lo antes apuntado, creo que «Un chien andalou» debería volver a proyectarse, con más publicidad, y como complemento de un film más atractivo y afín que «Acteón». Por ejemplo, sería el prólogo ideal de «El ángel exterminador» (1962) o, si se estrenaran —lo cual es necesario pero poco probable—, de «L'Âge d'or», «Viridiana» (1961) o, ya fuera de Buñuel, «Week-End» (1967), de Godard. Claro que, en mi opinión, «Un chien andalou», como buen «despertador», debería sustituir al adormecedor y coherente espectáculo que forman el No-Do y los «filmets» publicitarios, y proyectarse delante de «todas» las películas, siendo de paso la crítica y destrucción de muchas de ellas.
Miguel Marías
Nuestro Cine nº 81, enero-1969
Escaneo: Rodrigo Dueñas
1 note · View note
alergriggio · 2 years ago
Text
La mirada perdida
Pedro Morel es un pobre tipo. De esos hombres que hacen que uno emita un suspiro seguido de un largo “uh” y consiguiente sacudón de cabeza. De esos seres que pasan cabizbajamente desapercibidos y cuando se los ve, provocan olvido al segundo. Es contador de una agrupación de librerías que publican libros de autoayuda, cuyos dueños siempre aseguran de enviarle. De contextura gruesa, piel de tono café con leche, nariz ancha y ojos grises, solo atrajo a un puñado de mujeres en su vida, sin contar las que lo fingieron por una efímera recompensa. Pedro Morel es un infeliz.
Pero no siempre fue el ser angustiante que es hoy. Años atrás, mientras estudiaba contabilidad se enamoró de Verónica. La conoció en las clases de actuación a las que acudía, lo único que lo llenaba plenamente. Por las mañanas, de lunes a viernes, asistía a la facultad para cumplir los mandatos familiares, se daría cuenta más adelante, y tres veces por semana asistía al teatro Cipriano por Devoto, donde se convertía en Julio César, Saverio, Edipo o John Howell, entre otros. Verónica era una de las chicas que también actuaban y, en esas clases, Pedro y Verónica se enamoraron. Sería la única vez que se sentiría amado. Era una sensación nueva, que lo llenaba de felicidad. Vero, como le decían, lo miraba con esos ojos marrones y Pedro levitaba. De los 17 a los 21, estuvieron juntos. Toda primera vez, fue con ella. Primera vez que una sonrisa lo derritió, primera vez que una risa le mimó el alma, primera vez que dos palabras lo desarmaron. La primera vez que su corazón fue roto. Ella se iría a Europa a perseguir su sueño y un dubitativo Pedro la perdería para siempre, quedándose en Buenos Aires para finalizar sus estudios. Una parte de él se quedaría mirando por la ventana como el avión despegaba, para siempre.
Nunca más supo de ella. Intentó seguir actuando, pero solo podía actuar del insoportablemente triste Pedro Morel, y dejó, un mes después de la partida de Verónica, la actuación para siempre. Sin embargo, continuó su carrera y, una vez recibido, se dio cuenta que sus padres nunca serían complacidos por nada. Decidió hacer su propio camino, reinventándose. Declinó un puesto importante en la empresa familiar y se mudó a un mono-ambiente por Villa del Parque donde, de lunes a sábados, trabajó. Trabajó y ahorró cada centavo. Fue negreado y pisoteado por gente indeseable, envidiosa y malvada. Pero el tozudo Pedro lo soportó, y con sus ahorros pudo cumplir su sueño de viajar por el mundo. Fumó los mejores habanos en Cuba, conoció Madrid, tomó las mejores cervezas alemanas, se acostó con la prostituta más cara de la zona roja, y durmió una siesta frente al Coliseo con el estómago pulsando de pizza. Pero Pedro, el triste Pedro, seguía siendo infeliz.
Ya era un hombre independiente, tanto del dinero como de la falta de amor de sus padres. Por lo tanto, decidió explorar otras opciones. Comenzó leyendo los libros de autoayuda que le llegaban gratis. Le parecieron lecturas burdas, aunque un gran número de frases motivadoras le quedaron grabadas.  Luego, consultó con médicos si su imposibilidad de sentir felicidad pudiera ser física. Quizá, la última gran broma de sus padres fue darle alguna enfermedad incurable. Por suerte, no detectaron ningún síntoma que pudiera causarle descontento. Únicamente, el colesterol alto y le mandaron a hacer estudios rutinarios en el apéndice y deseos de una larga y feliz vida. Más tarde, probó con terapia, la cual probó útil para, luego de un año, darse cuenta que el psicoanalista cabeceaba y anotaba garabatos durante las sesiones. Paseando por el centro, encontró un gurú que le propuso como tratamiento el consumo de hierbas que, para la buena fortuna de Pedro, eran conseguidas a precios exorbitantes, pero necesarios por su rareza, en el bazar debajo del departamento del gurú. Mas tampoco daba abasto. Recurrió a la lectura. Incursionó en la filosofía, cuestionando la vida junto a los grandes griegos. Leyó literatura europea y americana, se sumergió en mundos ficticios, lloró con poemas de Pizernik y Baudelaire y rio con las aguafuertes de Arlt. Pero, aun así, nada lo llenaba.
Mientras exploraba tanta opción encontrara para poder sonreír honestamente, su oficio lo mantenía. Luego de tantos años en el estudio, fue subiendo escalones hasta convertirse en socio. Por inercia, aburrimiento o como forma de huir de sus demonios internos, seguía trabajando de lunes a sábados, sin excepción. Se había mudado del pequeño mono-ambiente y ahora vivía por Montecastro en una pintoresca casa con jardín de colores, que obviamente no cuidaba él porque sus plantas morían siempre. Pensó que el tener espacio lo llevaría a llenarlo, pero a fuerza de desencuentros desechó la idea y cerró con llave las vacías pero espaciosas habitaciones. Una vez estuvo cerca de afianzar el vínculo con una mujer, pero -siempre un pero con Morel- lo dejó por otro hombre. A esta altura, sentía que martillaban otro clavo en su cajón.
Pero el azar aún le jugaría una última carta. En sus rutinarios viajes de transporte público, el casi resignado Pedro Morel, se encontró con una joven que repartía volantes. Lo tomó y se preparó para desecharlo cuando la chica lo perdiera de vista. Mientras se acercaba a un cesto, leía el contenido del folleto. Su corazón dio un vuelco: era una obra que sería actuada en el escenario que tan bien conocía de chico, el del teatro Cipriano. El resto del día no dejó de pensar en su ya lejana juventud. La obra se llamaba “La mirada perdida” y no ofrecía sinopsis. Aparentemente, trataba de un único acto y un actor.  Ese mismo sábado era el estreno y decidió asistir.
Buenas noches, ¿un único boleto? Sí, uno solo, que disfrute la función y atravesó las puertas. De repente, volvía a ser un muchacho de 20 años que se sentaba en las aterciopeladas butacas para ver a sus amigas y amigos actuar. Las paredes del edificio aún lucían las mismas máscaras que lo observaban actuar, juzgándolo. Eligió sentarse lo más lejos posible pare rehusar su mirada. El aire se sentía caluroso, la sala se llenó a medias y las luces se apagaron. No sabía por qué, pero se sentía raro. El ruido chirriante del telón moviéndose lo emboscó y le trajo muchos recuerdos. No, no vayas, pensó Morel, y se centró en el comienzo de la obra. El escenario presentaba un aspecto lúgubre, triste. Los colores y luces eran únicamente blancos y negros. En el medio de la escena se encontraba un ataúd flaqueado por dos sillas. El hombre, de aspecto pálido, lloraba sobre una de ellas. Estaba vestido de traje, enteramente de negro.
Luego de unos segundos, el hombre se levanta, se dirige al cajón y apoya su saco.
-       Este es el saco que tanto te gusta.
Al pronunciar la última sílaba, rompe en llanto. Cae estrepitosamente de rodillas, rendido. Apoya su rostro contra la fría madera del cajón.
-       Amor, necesito que me escuches, que queda tanto por decirte. Yo sé que no te fuiste, sé que me escuchas. Lo siento con todo mi ser, con todo este dolor anclado en mi pecho.
Pedro se encontró intentando dejar de pensar en Verónica, en la última vez que la vio. En las palabras que nunca pudo pronunciar, atascadas en su garganta durante tantos años. El hombre volvió a su silla.
-       Debo ser un sueño, si ayer te estaba esperando en la parada del colectivo. Tardabas, pero el 107 siempre tarda. Si leí tarde el mensaje que decía “en breves llego, corazón”. Esto no puede estar ocurriendo. Con tanto que nos queda por hacer, tanto por vivir juntos…
El hombre enterró la cabeza entre sus rodillas, sollozando. Sin previo aviso, se para de un salto, impulsando la silla hacia atrás, y de un grito exclama:
-       ¡Qué injusto es esto y maldito hijo de puta el que te quitó de mí! Pero… No… mentira, nada te podría quitar de mí. Si este dolor es prueba de que estás. Si las fotos y nuestros recuerdos son prueba de que estuvimos. Si la sonrisa que me provoca pensarte, es prueba de que estarás. ¡Ay, tu sonrisa! La comisura de tus labios, el hoyuelo que se te formaba y la forma en que reías. El escalofrío que comienza en mi columna y termina en mi alma como una caricia que me provoca…pero, ¿Por qué vos? ¿Por qué no fui yo? Tranquilamente podría haber sido yo el accidentado, cambiaría con gusto nuestros lugares. Así, podrías volver con tu jardín y tus flores, y tus vestidos, y tus sueños…
De repente, el escenario estaba vacío. Pedro, atónito, miró a su alrededor, pero no encontró a nadie. Al pararse, notó que debajo del escenario se encontraban dos jóvenes. Sin sentir que sus piernas se movían, bajó por las escaleras y se acercó.
-       ¿Hola? ¿Qué está pasando?
No parecían haberlo escuchado. Bajó unos escalones más y, aunque el instinto le aconsejara lo contrario, preguntó nuevamente.
-       ¿Dónde está el actor? ¿Esto parte de la obra?
Ya más cerca, pudo ver que eran un chico y una chica. El muchacho acariciaba el rostro de la chica, y parecían estar susurrando. Pedro comenzó a acercarse, pero lo que escuchó lo dejó pasmado.
-       Pedro quizá sea mi única oportunidad. Me voy a ir. Pero no significa que nos tengamos que separar. Podrías venir conmigo, ya sabes que mi familia te recibiría y allá podríamos actuar y trabajar y ser…
-       No, Vero, ya sabes que no puedo. Mi familia, mis estudios, no puedo.  Si esperas un tiempo, yo seguramente…
Reapareció en el asiento, escuchándose hablar. Comenzaba a hacer más calor.
-       … ¿Cómo podré vivir el resto de mi vida sin vos? Despertar cada día para no sentirte cerca, extender el brazo y tocar solo el colchón vacío. No compartir el café de todas las mañanas. Volver de trabajar y que faltes con tus pantuflas rosa corrigiendo exámenes, con el ceño fruncido y el lápiz rebotando de índice a anular. ¿Cómo hago? ¡Díganme, vamos! Como sobrellevar la falta de tu mirada tan liviana, esa mirada que me atrapa en una burbuja y me deja sin aire. Tus ojos tan llenos y vacíos de palabras, tan perdidos y encontrados en los míos. Un amor viceversa, un amor espejo, un amor hundido en un río circular.  Y mira si nos hundimos, amor, si el agua nos caló hasta los huesos y a besos nos volvimos a re-a-r-mar, cambiando separados, pero al unísono eligiéndonos. Elegirnos pensándolo una vez, dos veces, un trillón de veces y siempre la respuesta sos vos, solo vos, sin dudar un segundo el salto al abismo, porque si la caída es juntos, en realidad volamos. Quizá…sí. Yo sé que sí. Para siempre. Espérame un poco más, amor…
Pedro se encontró tomando un cuchillo del bolsillo del saco.
-       Así, te elijo de vuelta, amor. Elijo morir para que vivamos…
El hombre levantó el cuchillo con ambas manos, dejándolo caer sobre su estómago a la misma velocidad que el telón cerraba. Los aplausos no tardaron en llegar. La realidad volvía a recomponerse y el tiempo volvía a correr tal como se lo esperaba. La magnífica actuación del joven actor se vería eclipsada por la sorpresa y el terror de encontrar un espectador muerto en el fondo de las butacas. Los siguientes días por Devoto se escuchaba “el maldito infeliz arruinó el estreno”.
3 notes · View notes
eldritch-hall-asylum · 2 months ago
Text
Mira doodle
Tumblr media
11 notes · View notes